Johannes Vermeer: Más que "La Joven de la Perla"

10 mayo, 2021
Memo Alfaro
Johannes Vermeer y sus obras
Supuesto autorretrato de Vermeer en su pintura "The procuress"

Sí. definitivamente hubo más Johannes Vermeer antes y después de “La joven de la perla”. Vermeer fue uno de esos artistas que pudo experimentar en carne propia el haber nacido en el seno de una famila de clase media baja, haber llevado una vida artística agraciada y favorecida así como todo un abanico de emociones turbulentas que el sufrimiento de la decadencia trajo consigo al final de su vida.

Incluso pasó desapercibido durante un tiempo ante el radar del arte. De hecho, después de haber sido famoso en vida, a su muerte desapareció por completo y fue redescubierto durante el siglo XIX, donde tomó el lugar que hoy día ocupa como uno de los grandes de la pintura holandesa y a nivel mundial.

Indiscutiblemente, Johannes Vermeer y la tanto famosa como misteriosa “Joven de la perla” son un referente y parte del ideario artístico estereotípicamente presente en nuestros tiempos, así que bien vale la pena conocer más a fondo qué más hay en la obra de este artista, aquello que lo colocó en los reflectores por segunda vez y, esta vez, para la posteridad.

En nuestra publicación conoceremos su historia y daremos una vuelta por sus trabajos. Todos sobresalientes y de un estilo muy personal a pesar de seguir tendencias artísticas de su propio periodo, con lo cual acabó después marcando tendencia él mismo al ser redescubierto.

Johannes Vermeer antes de la fama

Johannes Vermeer nació en la ciudad mercantil holandesa de Delft en octubre de 1632, en una familia de clase media-baja. Su padre, Reijnier Jansz, era un tejedor de telas que se convirtió en posadero y luego en comerciante de arte. Se cree que su madre, Digna Baltus, era una ama de casa analfabeta debido a su capacidad para firmar sólo una "x" en lugar de su nombre en su certificado de matrimonio.

Cabe aclarar que a pesar de la popularidad del pintor durante su vida, la criminalidad parece haber corrido por las venas de Vermeer.

En 1625, antes del nacimiento del pintor, su padre fue condenado y absuelto del homicidio de un soldado tras una pelea en una posada. Se ha sugerido que la absolución se concedió debido a la familiaridad entre el agresor y el maestro pintor del Gremio de Saint Luke.

De hecho, el abuelo materno del pintor también fue arrestado y encarcelado por falsificación alguna vez. Debido a estos hechos, a muchos no les sorprende que el drama y los coqueteos con la ley plagaran a Vermeer a lo largo de su vida adulta.

photo vermeer johannes 2
Se dice que esta joven es la modelo más comun de Vermeer y por lo tanto, se indaga que se trata de su esposa Catharina, aquí retratada en "Girl Reading a Letter at an Open Window (c. 1657-59)"

En abril de 1653, Johannes Vermeer (también conocido simplemente como Jan Vermeer) se casó con una mujer católica, Catharina Bolenes (Bolnes). La boda tuvo lugar en el tranquilo pueblo cercano de Schipluiden.

La nueva suegra de Vermeer, Maria Thins, era significativamente más rica que él, y probablemente fue ella quien insistió en que Vermeer se convirtiera al catolicismo antes del matrimonio el 5 de abril. Esto, sin embargo, no parece haber sido algo necesariamente desagradable para el artista.

Según el historiador de arte Walter Liedtke, la conversión de Vermeer parece haber sido hecha con convicción en realidad. Para esta afirmación se toma como referencia el hecho de que en su pintura La alegoría de la fe (The Allegory of Faith), realizada entre 1670 y 1672, puso menos énfasis en sus preocupaciones naturalistas habituales y más en aplicaciones religiosas simbólicas, incluido el sacramento de la Eucaristía. 

También se dice que quizás en un esfuerzo por demostrar su devoción a su nueva religión y suegros, Vermeer pintó Cristo en la casa de Marta y María (Christ in the House of Martha and Mary) (1654-55), su única pintura conocida de una narración bíblica.

El hecho es que su matrimonio con Catherina le permitió a Vermeer subir peldaños en la escala social de manera significativa, y se cree que luego incluso limitó el contacto que tuvo con su familia mientras vivía en la casa de su formidable suegra.

vermeer diana and her companions 1024x944 1
Johannes Vermeer - Diana y sus Acompañantes (Diana and Her Companions), 1655-1656. Óleo sobre Lienzo.

En el mismo año de su matrimonio, Johannes Vermeer siguió los pasos de su padre y se inscribió como maestro pintor en el Gremio de Saint Luke, lo que le permitió una gran cantidad de oportunidades, patrocinadores y conexiones para avanzar en su carrera.

Sus primeros trabajos muestran la influencia de maestros como Rembrandt, el italiano Caravaggio, así como de los Caravaggistas de Utrecht como Gerrit van Honthorst y Dirck van Baburnen.

Johannes Vermeer: pintor y comerciante

No hay registro de con quién pudo haber sido aprendiz, ni se sabe si estudió localmente o en el extranjero, pero Vermeer definitivamente tenía al menos una amistad en  el destacado pintor de Delft Leonard Bramer, quien se convirtió en uno de sus primeros seguidores.

Algunos expertos también creen que Vermeer pudo haber sido influenciado por las obras de Rembrandt a través de uno de los estudiantes de Rembrandt, Carel Fabritius.

[IMG]

Sea como fuere, en 1657, encontró un mecenas en el coleccionista de arte local Pieter van Ruijven, quien le prestó algo de dinero. Parece que Vermeer se inspiró en el arte de los fijnschilders de Leiden.

Para este momento, Vermeer estaba respondiendo al mercado de los cuadros de Gerard Dou, que vendía sus cuadros a precios exorbitantes. Es posible que Dou también haya influido en Pieter de Hooch y Gabriel Metsu. Vermeer también cobró precios más altos que el promedio por su trabajo, la mayoría de los cuales fueron comprados por un coleccionista desconocido.

En 1662, Vermeer fue elegido jefe del gremio y fue reelegido en 1663, 1670 y 1671, evidencia de que era considerado un artesano establecido entre sus colegas. Como artista, Johannes Vermeer trabajaba lentamente, probablemente produciendo tres pinturas al año por encargo. Balthasar de Monconys lo visitó en 1663 para ver algunas de sus obras, pero Vermeer no tenía pinturas para mostrar.

La historia cuenta que tuvo que mandar al viajero junto con sus acompañantes a ver a un panadero que poseía un par de pinturas suyas.

Johannes Vermeer y sus obras
Johannes Vermeer - The Art of Painting (Alegoria de la Pintura), c. 1662-1668. Óleo sobre Lienzo.

A decir verdad, la riqueza de la familia de su esposa le permitió a Vermeer pintar para su propio placer, en lugar de hacerlo para mantener a su familia como era el caso de la mayoría de los otros pintores, y nunca tomó alumnos o aprendices.

También se sabía que el pintor había utilizado pigmentos costosos como el lapislázuli para la falda de La lechera (The milkmaid) y el carmín profundo para el vestido de La chica de la copa de vino (The Girl with a Wineglass).

Si bien algunos han sugerido que el mecenas a largo plazo de Vermeer, Pieter van Ruijven, habría comprado y proporcionado al artista estos ingredientes exclusivos, tal vez no sea sorprendente que fue en esta época cuando el pintor comenzó su propia caída hacia las deudas.

Johannes Vermeer: Detrimento y final

[img]

En la historia holandesa, el año 1672 se denominó "El año del desastre", debido a la invasión de la República Holandesa por los ejércitos francés, alemán y británico. Esto condujo a un colapso económico dramático para el otrora próspero país de clase media.

El mercado del arte se desplomó y Vermeer apenas podía permitirse el lujo de mantenerse a sí mismo, a su esposa, a su madre ya sus once hijos (y tuvo más: 15 en total, pero 4 de ellos murieron antes de ser bautizados. En la actualidad se conoce el nombre de 10 de los que vivieron: Maertge, Elisabeth, Cornelia, Aleydis, Beatrix, Johannes, Gertruyd, Franciscus, Catharina e Ignatius.).

El ahora estresado y ansioso Johannes Vermeer se endeudó cada vez más; pidió prestados miles de florines e incluso fue sorprendido guardándose el dinero de su suegra.

Finalmente, en diciembre de 1675, Vermeer murió tras una breve enfermedad (algunos dirían que fue un final bastante desagradable pues sufrió una fuerte depresión y se dice que hasta cayó en la locura). Fue enterrado en la antigua iglesia protestante el 15 de diciembre de 1675. En una petición a sus acreedores, su esposa describió su muerte de la siguiente manera:

... Durante la ruinosa guerra con Francia no solo no pudo vender nada de su arte, sino que también, para su gran detrimento, se quedó sentado con las pinturas de otros maestros con los que estaba comerciando. Como resultado y debido a la gran carga de que sus hijos no tuvieran medios propios, cayó en tal decaimiento y decadencia, y que se había tomado tan en serio que, como si hubiera caído en un frenesí, en un día y medio pasó de estar sano a estar muerto.

Catharina Bolnes, viuda de Johannes Vermeer

10 Obras de Johannes Vermeer

78404726 gpb02 4
Banksy - La joven con el lóbulo perforado

El final de Vermeer fue muy desafortunado, y durante un tiempo, debido a lo muy local de su fama durante su vida, Vermeer pareció desaparecer del mundo del arte hasta el siglo XIX, cuando artistas franceses de la talla de Édouard Manet comenzaron a volver la mirada hacia lo real y sin pretensiones.

Dado que Vermeer había sido tan hábil para capturar momentos de belleza ordinaria, se convirtió en una gran influencia para estos artistas, que revivieron la conciencia del trabajo del maestro.

Y siguió inspirando a muchos otros… en el siglo XX, el surrealista Salvador Dalí quedó fascinado con el trabajo de Vermeer y produjo sus propias variaciones, incluido El fantasma de Vermeer de Delft, que se puede usar como mesa en 1934, así como La encajera (después de Vermeer) en 1955.

Incluso el conocido artista callejero Banksy reprodujo hace no mucho “La joven de la perla” en un edificio en Bristol, Reino Unido, usando una alarma antirrobo en lugar del icónico pendiente de perlas.

the mural is painted on a harbour side building in the street of artists home city bristol in west england in 2014
A woman photographs the Banksy's graffiti artwork Girl with a Pierced Eardrum mural has been given a face mask in a nod to the coronavirus pandemic as the UK continues in lockdown to help curb the spread of the coronavirus, in Bristol, England, Wednesday April 22, 2020. The graffiti takes its inspiration from Girl with a Pearl Earring by Dutch painter Johannes Vermeer. The highly contagious COVID-19 coronavirus has impacted on nations around the globe, many imposing self isolation and exercising social distancing when people move from their homes. (Ben Birchall/PA via AP)

Pero veamos ahora y sin más preámbulo algunas de las obras que conquistaron a todos estos grandes artistas y que le retribuyeron a Johannes Vermeer un merecido lugar entre sus colegas pintores y en el mundo del arte.

Christ in the House of Martha and Mary (1654-56)

Johannes Vermeer y sus obras

En esta pintura, Cristo se sienta en la casa de sus amigas más cercanas, las hermanas Marta y María. Mientras Marta está ocupada limpiando, cocinando y sirviendo al hijo de Dios, María se sienta tranquila y contenta a sus pies y lo escucha predicar.

Marta reprende a Cristo por no animar a la otra hermana a levantarse y ayudar con las tareas del hogar, pero Cristo explica que mientras Marta está "preocupada y molesta por muchas cosas", María necesita "sólo una", que es la palabra de Dios.

Se veía a Marta como una personificación del camino católico activo donde las buenas obras y la humildad conducían a la salvación, pero se cree que María es un símbolo de la vida tranquila y contemplativa del protestantismo, que solo requería la palabra de Dios para la redención.

The Procuress (1656)

916px johannes vermeer the procuress google art project
"La procuradora", óleo sobre lienzo.

The Procuress parece tener lugar dentro de las paredes de un burdel oscuro y sombrío. El ojo del espectador se dirige inmediatamente a la joven de la derecha, ya que su corpiño amarillo pálido, su cabeza con la pieza de tela de encaje blanco y su piel pálida son las partes más brillantes de la pintura. La mujer mira hacia su palma derecha abierta, que en breve recibirá la moneda que le está dando el hombre de rojo.

Este hombre está evidentemente rodeándola de manera posesiva con su cuerpo, colocando su mano sobre su pecho, claramente reclamándola para sí mismo. Su rostro está en gran parte oculto por una sombra proyectada por el ala ancha de su sombrero de plumas. Que por cierto, en la cultura popular holandesa del siglo XVII, la presencia de una pluma en la cabeza tenía connotaciones de lujuria e inmoralidad sexual, que Vermeer ha utilizado para enfatizar aún más el tono sórdido.

Este trasfondo también se enfatiza por la forma en que el hombre del centro (que se cree que es un autorretrato del mismo Johannes Vermeer) agarra el cuello de un instrumento de cuerda, posiblemente un cistro, que da una innegable impresión fálica. El hombre de la izquierda está vestido con una boina negra y un jubón negro, posiblemente de seda, con mangas rasgadas.

Estos elementos estaban de moda en el siglo anterior, y su ubicación dentro de esta imagen habría sido bastante discordante para la primera audiencia de la pintura. Se podría argumentar que este hombre, que intenta hacer contacto visual con la audiencia, intenta atraerlos a la escena y hacerlos cómplices de la transacción. Los objetos inanimados dentro de la pintura también transmiten detalles sobre el escenario.

La alfombra turca en primer plano, que parece colgar sobre una barandilla, ha sido una parte importante de los retratos europeos durante siglos, por ejemplo en Los embajadores (c. 1533) de Hans Holbein el Joven.

El uso del chiaroscuro por parte de Vermeer, una técnica popular del período barroco (sobre la cual puedes leer más en nuestra publicación “El claroscuro en la pintura según Da Vinci, Caravaggio y Rembrandt), en la que la luz y la sombra contrastan marcadamente entre sí para mejorar la composición de la pieza, parece estar directamente influenciada por el artista italiano Caravaggio.

De manera similar, Vermeer parece haberse inspirado para esta escena en otras obras como The Procuress de Dirk van Baburen, (c. 1622) que, de hecho, era propiedad de la suegra de Vermeer, Maria Thins, y se exhibía en su casa compartida.

The Officer and the Laughing Girl (1657-60)

940px johannes vermeer de soldaat en het lachende meisje google art project

Esta instantánea de la vida holandesa del siglo XVII ha dividido la opinión durante muchas décadas. Los historiadores del arte no pueden determinar si la joven es una prostituta que saluda a un cliente o una chica enamorada.

El mapa de La Haya, Holanda, detrás de su cabeza implica que es mundana, pero su escote cubierto y su tocado sugieren que es hija de una acomodada familia mercantil holandesa que acaba de conocer a un apuesto joven oficial.

Se ha sugerido que la esposa de Vermeer, Catherina, posó para esta y muchas de sus otras pinturas. Ciertamente, la delicadeza y el cuidado con el que le ha pintado el rostro reforzarían esta noción.

The Little Street (1658)

Johannes Vermeer y sus obras

Este maestro artista es bien conocido por su paleta de colores, sus interiores íntimos y escenas de género que parecen capturar una parte increíblemente real de la vida. Johannes Vermeer No es tan famoso por paisajes urbanos y terrestres y, sin embargo, The Little Street encanta de todos modos.

La pintura, que muestra una calle tranquila, representa un aspecto típico de la vida en una ciudad holandesa de la “Edad de Oro”. Es una de las tres únicas pinturas de Vermeer de vistas de Delft, las otras son Vista de Delft (The View od Delft) y la ahora perdida House Standing in Delft. Esta pintura, por lo tanto, se considera una obra importante del maestro holandés.

Quizás porque los colores son ricos y variados y el elemento humano vigorizante a pesar de las humildes actividades representadas. Hace pensar al que quiera imaginar un poco… Vermeer como paisajista -Imagínate las posibilidades.

The View of Delft (1660-61)

1233px vermeer view of delft
"Vista de Delft", óleo sobre lienzo.

Vermeer ha representado un vistazo sereno a la vida de la ciudad durante la “Edad de Oro” holandesa, un período en el que el mundo económico, tecnológico y artístico de los Países Bajos estaba en su apogeo. Es una escena matutina con nubes oscuras en el cielo y los barcos con las velas plegadas, amarrados en sus muelles, como si acabara de pasar una lluvia.

Los grandes barcos negros a la derecha y en el centro de la imagen aluden a la riqueza de la República Holandesa, una nación que hizo su fortuna a través del comercio comercial y colonial intercontinental, oceánico. En primer plano, dos mujeres vestidas de forma sombría, en bloques, conversan.

El atuendo por si solo de las dos mujeres es una cruda yuxtaposición. Una está vestida con las típicas prendas negras apagadas de la orgullosamente protestante nación holandesa. La otra mujer está vestida con un corpiño amarillo cadmio y un delantal azul, que recuerda sorprendentemente a la mujer de las pinturas anteriores de Vermeer, como La lechera (The Milkmaid) de 1658.

Woman in Blue Reading a Letter (1662-3)

lectora en azul

En este cuadro, Vermeer nos muestra los momentos privados de una mujer leyendo una carta recién abierta. Está vestida con una chaqueta de cama azul pálido, posiblemente de seda, que se usa exclusivamente en el hogar para las tareas domésticas o para relajarse en privado. Su expresión facial parece sobresaltada, y su silla se aparta como si se hubiera levantado de la conmoción.

Un collar de perlas y otro trozo de papel -posiblemente la primera parte de la carta- yacen sobre la mesa frente a ella. Dentro de la cultura pop holandesa contemporánea, las perlas se consideraban un símbolo de virginidad, vanidad y piedad, así como de riqueza, por lo que podemos interpretar las perlas como un regalo de un amante o un marido.

Su estómago redondeado sugiere que está embarazada, aunque algunos historiadores han postulado que su estómago redondeado es creado por la ropa y estuvo de moda durante este período. Sin embargo, esto está en desacuerdo con las siluetas de mujeres en otros retratos de Johannes Vermeer como Joven leyendo una carta en una ventana abierta (Girl Reading a Letter at an Open Window), de 1657-59.

Girl with the Pearl Earring / La Joven de la Perla (1665)

Johannes Vermeer y sus obras
"La joven de la perla", Óleo sobre lienzo.

La Joven de la Perla (Girl with the Pearl Earring) (también conocida como Muchacha con turbante) es sin duda el retrato más famoso e identificable del norte de Europa y es tan icónica para los holandeses como la Mona Lisa de da Vinci para los italianos. En él, el rostro de una mujer joven flota sobre un fondo oscuro, dejado a medias en la sombra. Mira a la audiencia con los ojos brillantes y los labios entreabiertos como si estuviera a punto de hablar. No está claro si se dirige hacia el espectador o se aleja de él.

El juego de luces en las mejillas, los párpados y los labios de la chica se reconoce instantáneamente, ya que Vermeer recibió el título póstumo de "Maestro de la luz" y era conocido por su delicada atención a la forma en que la luz jugaba en la piel, las telas y las piedras preciosas.

Los estudiosos han notado con admiración la falta de distinción lineal entre la nariz y la mejilla, ya que Vermeer ha contado con el uso de tonos claros para implicar las diferentes facetas de su rostro. Del mismo modo, los reflejos de color rosa pálido y blanco a lo largo de los labios hacen que parezcan húmedos y carnosos, lo que se suma al aire de misticismo que rodea la imagen.

La audiencia se pregunta si dejó de hablar cuando hizo contacto visual con el espectador o simplemente se detuvo para tomar un respiro.

En lugar de un retrato realista de alguien, los contemporáneos de Vermeer habrían reconocido esta pintura de género como un tronie, un personaje común disfrazado, con expresiones faciales idealizadas y exageradas, que representan características de tierras exóticas o extranjeras, que estaban viendo la luz en la sociedad holandesa a través del próspero negocio del comercio.

El fantástico turbante de la chica es indicativo de esto, ya que ciertamente no formaba parte del atuendo holandés cotidiano, ni siquiera europeo. El globo perlado que cuelga de su oreja izquierda también sugiere tierras lejanas, ya que las perlas fueron importadas del Golfo Pérsico.

Pintada alrededor de 1665, no fue hasta principios del siglo XX, después de un trabajo de restauración muy atrasado y con la publicación de la novela de Tracy Chevalier en 1999 que La Joven de la Perla fue catapultada al estrellato internacional ¿Interesante, no?.

The Geographer (1668-9)

j vermeer el geografo museo stadel francfort del meno 1669 894x1024 1

A menudo, El Geógrafo (The Geographer) recibe un papel secundario ante El Astrónomo (The Astronomer), aunque los dos, según un proyecto de conservación de 2017, fueron literalmente cortados del mismo rollo de tela y pueden considerarse pinturas colgantes, hechas en pareja. Las dos pinturas, junto con La Procuradora (The Procuress), son las únicas obras que Vermeer firmó.

El Geógrafo, vestido con una túnica de estilo japonés entonces popular entre los eruditos,  se muestra como alguien entusiasmado por la investigación intelectual, con su postura activa, la presencia de mapas, cartas, un globo terráqueo y libros, así como los separadores que sostiene en su mano derecha, según Arthur Wheelock Jr .:

"La energía de esta pintura [...] se transmite sobre todo a través de la pose de la figura, la masa de objetos en el lado izquierdo de la composición y la secuencia de sombras diagonales en la pared de la derecha".

The Astronomer (1668-9)

894px j vermeer el astronomo museo del louvre 1688
"El Astrónomo", óleo sobre lienzo.

Las representaciones de científicos fueron un tema favorito en la pintura holandesa del siglo XVII y la obra de Johannes Vermeer incluye tanto a este astrónomo como al poco más tardío El Geógrafo. Se cree que ambos retratan al mismo hombre, posiblemente Antonie van Leeuwenhoek. Como ya decíamos en la pintura anterior, un estudio de 2017 indicó que el lienzo de las dos obras provino del mismo rollo de material, lo que confirma su estrecha relación.

La profesión de astrónomo se muestra en el globo celeste (versión de Jodocus Hondius) y el libro sobre la mesa, la edición de 1621 de las Institutiones Astronomicae Geographicae de Adriaan Metius.

Simbólicamente, el volumen está abierto al Libro III, una sección que aconseja al astrónomo buscar "inspiración de Dios" y la pintura en la pared muestra el hallazgo de Moisés; Moisés puede representar el conocimiento y la ciencia ("aprendido en toda la sabiduría de los egipcios").

The Allegory of Faith (1670-74)

alegoria de la fe
Allegory of the Catholic Faith *oil on canvas *114.3 x 88.9 cm *ca. 1670–72

Johannes Vermeer terminó su carrera artística de la forma en que la inició: pintando una imagen intrínseca e incluso ineludiblemente católica. Muchos eruditos creen que esta imagen fue encargada para otra iglesia oculta privada, o schuilkerk, por católicos holandeses.

En él vemos un tapiz dibujado que revela la escena, un reflejo de las cortinas que escondían muchas iglesias en hogares holandeses. Sobre una plataforma elevada, similar a un altar, se cree que una mujer vestida de blanco y azul de pureza es la penitente María Magdalena.

Se la muestra levantando la vista de la Biblia para contemplar el crucifijo, traspasada por el amor divino. Su pie descansa sobre un globo terrestre, mientras que sobre su cabeza cuelga un globo celeste; una indicación de que está suspendida entre el mundo terrenal y los cielos. En el suelo frente a ella, una serpiente que simboliza a Satanás yace aplastada y sangrando bajo el peso de una losa de piedra. La losa denota la roca de la Iglesia Católica.

La gran pintura del fondo es una versión simplificada de Cristo en la cruz de Jacob Jordaens (1620), que también era propiedad de la suegra de Vermeer. La pintura (más antigua, por supuesto) incluso aparece en el inventario de las pertenencias de Vermeer después de su muerte en 1675.

La silla tiene un cojín ultramarino regordete que podría ser un reclinatorio apenas disfrazado, un taburete bajo en el que los católicos se arrodillarían para rezar y contemplar, lo que reforzó aún más la idea de que el espectador está presenciando la transformación del vino en sangre, la transubstanciación, desplegándose dentro de este espacio sagrado oculto.

En última instancia, el espectador se queda con la certeza de que Vermeer se dedicó a su fe adoptiva.

Pero de eso solo él y los suyos tienen completa seguridad. Por lo pronto, esto ha sido todo de parte de esta publicación, pero aun hay más obras de Vermeer para seguirle echando un vistazo a la creación de este gran pintor.

3 comments on “Johannes Vermeer: Más que "La Joven de la Perla"”

Deja un comentario

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo las publicaciones de nuestro blog, anuncios de nuestros cursos, ofertas y más.

ttamayo

Casa de materiales de arte y escuela especializada en técnicas de pintura
QUIéNES SOMOS
envelope
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram