13 Mujeres Pintoras Impresionistas

20 noviembre, 2022
Jorge González
13 Mujeres Pintoras Impresionistas
Marie Bracquemond, On the Terrace at Sèvres, 1880.

En realidad, hay muchas más mujeres pintoras impresionistas de lo que la historia oficial de la corriente permitió vislumbrar, muchas. En esta publicación podrás encontrar un listado de ellas, pero te invito a checar los vínculos que te hemos dejado en diferentes puntos, porque verás con agrado por cuenta propia que para hacerle justicia al tema adecuadamente quizás necesitarías al menos un par de libros completos.

El jurado de Salon -la exposición de arte oficial de la Académie des Beaux-Arts de París desde 1700- solía categorizar a las mujeres pintoras impresionistas con tales epítomes: “féminas técnicas” y "seductoras armoniosas”, frente a los trabajos de los pintores impresionistas caracterizadas, según esto, por el “vigor masculino”.

¿Es realmente todo lo que hay en las obras de las pintoras y pintores impresionistas? Por supuesto que no. Las etiquetas ofrecen una manera fácil de asociar ideas y despertar el interés, pero la pintura artística no conoce más límites que los del artista a cargo. En esta publicación, eso quedará muy claro.

Mujeres pintoras impresionistas

Tessa Solomon de la página de Art News nos dice que, cuando los impresionistas debutaron con su trabajo como grupo en 1874, los críticos se apresuraron a etiquetar su arte como "femenino". Sus lienzos eran pequeños, sus paletas de colores pastel demasiado vaporosas, sus pinceladas demasiado sueltas.

mary cassatt biography 7
Mary Cassat, Boating Party, 1893-94.

Momentos de la vida cotidiana —paisajes marinos y jardines ingleses, madres e hijas— aparecían en lugar de escenas históricas moralizantes. “Solo una mujer tiene derecho a practicar rigurosamente el sistema impresionista”, escribió el crítico Téodor de Wyzewa en 1891. “Solo ella puede limitar su esfuerzo a la traducción de impresiones”. Los artistas masculinos, de Wyzewa y otros parecían insinuar, habrían de optar por algo completamente diferente.

En la Francia del siglo XIX, las mujeres en gran medida no podían obtener una educación artística formal, ya que estudiar la forma desnuda se consideraba escandaloso. Esto, de hecho, se mantuvo así aún a la llegada del siglo XX, como puedes leer en un artículo de la página Art UK citado en nuestra publicación “20 Mujeres pintoras del siglo XX”.

Las restricciones impuestas a las mujeres, como te puedes imaginar, no terminaban dentro del estudio. A las mujeres solteras se les prohibía salir de casa sin un acompañante y se esperaba que, en cambio, se ocuparan del hogar o pasaran el tiempo con las artes decorativas en compañía de otras mujeres.

Las mujeres pintoras impresionistas -muchas de las cuales han sido subestimadas o completamente ignoradas por el canon histórico- explotaron estos límites y produjeron obras introspectivas que trataban sobre las condiciones sociales de sus creadoras. En 1894, el crítico Henri Focillon destacó a tres de ellas como las Les Trois Grandes Dames o "LasTtres Grandes Damas" del movimiento: Berthe Morisot, Mary Cassatt y Marie Bracquemond.


El trío actuó como compañeras y amigas de los principales miembros del movimiento. Édouard Manet, por ejemplo, era un gran admirador de la audaz pincelada de Morisot, tanto que, de hecho, exhibió una pequeña colección de sus pinturas en su dormitorio.

Las sensibilidades revolucionarias de estas mujeres pintoras impresionistas les permitieron canalizar estados interiores que a menudo eran desconocidos para sus contrapartes masculinas; sólo recientemente han comenzado a recibir lo que les corresponde. Aquí abordaremos a cada una de ellas llegado su momento, pues como sabes, el orden de este listado sólo se rige por orden alfabético.

Anna Ancher

12 anna ancher
Anna Ancher, Cosechadores, 1905.

Anna Ancher (1859-1935) es considerada una de las más grandes artistas danesas asociadas con los Pintores de Skagen, una comunidad animada en la parte más septentrional de Dinamarca que emulaba a los impresionistas franceses y la escuela de Barbizon. Skagen fue el destino bucólico perfecto para pintar al aire libre y observar la interferencia entre los colores y la luz natural: un paisaje pintoresco, pescadores locales, largas playas.

La talentosa Ancher rompió con las rígidas tradiciones de la Academia y desarrolló habilidades impresionantes como pintora de personajes y colorista de la realidad de la colonia de arte de Skagen. Los interiores, las actividades cotidianas, las mujeres y los niños tocados por la luz crujiente eran sus temas favoritos, pero la pintura por la que es elogiada es Sørg ("Aflicción"), una rara representación de un desnudo femenino con una cruz funeraria que simboliza la muerte de Ancher, cuya vida oscilaba entre la piedad y el estilo de vida bohemio.

Berthe Morisott

13 Mujeres Pintoras Impresionistas
Berthe Morisot, After Lunch, 1881, oil on canvas, 81 x 100 cm, Private collection, Larry Ellison.

Creció en una familia burguesa y recibió, como correspondía a su papel, educación artística. En ese momento, estaba prohibido que las mujeres copiaran pinturas en los museos sin supervisión y sin tener un entrenamiento formal, pero su maestro privado, el señor Joseph Guichard, pudo presentarla en la Galería del Louvre.

Bajo el impulso de Jean-Baptiste-Camille Corot, el paisajista más famoso de la "Escuela de Barbizon" con el que se había hecho amiga, comenzó a pintar al aire libre con acuarelas y pasteles. Debido a lo específico del medio, sus pinturas parecían gráciles, ligeras y translúcidas. Después de un tiempo, tomó confianza en el uso de pintura al óleo, moviéndose tan rápido que podía pintar "una boca, ojos y una nariz con una sola pincelada".

Luego, Morisot continuó experimentando con carboncillos y lápices de colores, líneas y formas claras. con un enfoque gráfico. Influenciada por la fotografía y el arte japonés, el dibujo prevaleció sobre otros medios. Sus últimos trabajos representan una síntesis original del toque impresionista y las composiciones complicadas. Las pinceladas ligeras, suaves y elegantes la llevaron al "encanto del feminismo" tan criticado por artistas masculinos, aunque como leiste desde un inicio, no eran sólo las mujeres pintoras impresionistas a las que se referían las críticas sino al impresionismo como una corriente de pinceladas "femeninas".

Ser una artista femenina era una lucha diaria: es por eso que sus temas siempre abordan la vida de las mujeres, incluidas escenas domésticas estenográficas, amigos personales y flores, para celebrar la feminidad. Desde escenas contemporáneas de feminidad y desnudos hasta escenarios al aire libre y el tema del aburrimiento: Sin duda, a Morisot se le tiene en consideración entre los mejores impresionistas.

En 1864, a la edad de veintitrés años, Morisot expuso por primera vez en el Salón de París. En 1874, se unió a los impresionistas "rechazados" en la primera de sus propias exposiciones, que incluía a “artistillas” como Paul Cézanne, Edgar Degas, Claude Monet, Camille Pissarro, Pierre-Auguste Renoir y Alfred Sisley.

Con una unión perfecta entre la vida privada y la práctica artística, Morisot se convirtió en la esposa de Eugène Manet, el hermano de su amigo y colega Édouard Manet.

Cecilia Beaux

8 cecilia
Cecilia Beaux, Sra. Theodore Roosevelt y su hija Ethel, 1902.

La pintora estadounidense de Filadelfia Cecilia Beaux es considerada una de las mejores mujeres pintoras impresionistas y la mejor retratista estadounidense de finales del siglo XIX. Una serie de importantes encargos han marcado su vida: la señora Theodore Roosevelt y su hija, el industrial estadounidense Andrew Carnegie y la educadora Mary Adelaide Nutting.

Recibió educación en casa bajo la guía de su prima, Catharine Drinker Janvier, una artista y escritora de cierta reputación, que desarrolló rápidamente habilidades de pintora magistral y una técnica sólida. Su primera gran obra Los últimos días de la infancia, un retrato de su hermana y su sobrino, y varios otros retratos, se exhibieron, desde 1886, en el Salón de París. Gracias a su reputación internacional, casi superó a su rival masculino, John Singer Sargent, en el arte del retrato de moda.

Las pinturas de Beaux recibieron un gran impulso del impresionismo y por eso es que se encuentra en nuestra lista de mujeres pintoras impresionistas, aunque ella siempre trató de no imitar a ningún maestro y de mantener un alto nivel. Luchó constantemente por la perfección, como confesó en 1930, en su autobiografía titulada “Fondo con figuras”.

Eva Gonzalès

eva gonzales morning awakening
Eva Gonzalès, Morning Awakening, 1877.

Gonzalès nunca expuso con los impresionistas, pero estuvo cerca de algunos de los mejores artistas del movimiento, incluida Morisott, y su arte es estilísticamente similar a su trabajo. Al igual que otras aspirantes a artistas en la Francia del siglo XIX, a Gonzalès se le prohibió asistir a la École des Beaux-Arts, aunque al igual que Morisott y Cassatt, su rica educación le brindó la oportunidad de asistir a lecciones privadas.

En 1869 conoció a Manet en París y se convirtió en su única alumna formal (para saber más acerca de él, tenémos una publicación dedicada a este grande de la pintura, se llama: "Édouard Manet: el pintor de la vida moderna". Su influencia en su trabajo es evidente en A Box at the Theatre des Italien, la perspectiva plana de la mirada directa del sujeto. El año en que se conocieron, Manet creó un retrato de Gonzalès y, en respuesta, produjo su propia serie de autorretratos, afirmando su identidad como colega profesional, algo mucho más que un museo.

Murió en 1883 a los 34 años de una embolia tras el nacimiento de su hijo, habiendo logrado su objetivo de exponer en el prestigioso Salón de París. En 1885, se llevó a cabo una retrospectiva de 90 piezas de su trabajo en los Salons de la Vie Moderne de París.

Helen McNicoll

13 Mujeres Pintoras Impresionistas
Helen McNicoll, On the Cliffs, 1913.

Helen McNicoll fue una de las artistas femeninas más profundamente originales de Canadá que, como pintora cosmopolita, desempeñó un papel importante en la difusión del impresionismo en un país donde el nuevo movimiento era poco conocido. Como resultado de su sordera debida a la escarlatina durante la infancia, McNicoll concentró todas sus energías en las lecciones de piano y pintura al aire libre, recibiendo clases particulares en su casa.

Su trabajo se exhibió en la Royal Canadian Academy of Arts de 1906 a 1914 y, durante varios años, en la Sociedad de Artistas de Ontario. McNicoll se acercó al arte de una manera tranquila y distante, encontrando una distancia entre ella y los temas preferidos: figuras femeninas modernas o niños pequeños en un campo de flores silvestres de color amarillo brillante. Su estilo fresco y vivo está marcado por el impresionismo francés y su técnica avanzada, rica, suave y llena de fuego la hace una de las grandes mujeres pintoras impresionistas sin duda alguna.

Laura Muntz Lyall

9 laura muntz lyall
Laura Muntz Lyall, Interesting Story, 1898.

Laura Muntz Lyall (1860-1930) creció en una granja en Ontario y desarrolló un interés por el arte que la llevó a tomar clases con el pintor de género George Agnew Reid.

Desde 1891 hasta 1898, tuvo el privilegio de estudiar en París en la prestigiosa Académie Colarossi, descubriendo las obras de Miguel Ángel y de los impresionistas. Su trabajo recibió medallas y reconocimientos tanto en Canadá como en Europa. en 1895, Muntz Lyall fue la octava mujer en recibir el honor de ser elegida miembro de la Royal Canadian Academy of Arts.

Imbuyó de una luz enérgica y rojiza sus pinturas interiores de mujeres y niños en plena actividad cotidiana. Un rico sentido de la tonalidad, a veces oscura, y superpuesto en un gran número de óleos, acuarelas, pasteles y dibujos que comparten el sentimiento empático y la sofisticación de Muntz Lyall.

Lilla Cabot Perry

7 lilla cabot perry
Lilla Cabot Perry, Child in Window, 1891.

Lilla Cabot Perry fue una artista estadounidense devota del estilo impresionista francés que contribuyó a transmitir en Estados Unidos. Cabot Perry era una mujer de espíritu independiente y muy educada, nacida en una familia prominente en Boston, por lo que pronto estuvo expuesta a la Escuela de artistas de Boston y al movimiento filosófico de Ralph Waldo Emerson.

Siguiendo a su mentor Claude Monet y su amiga Camille Pissarro, realiza elegantes retratos de mujeres y paisajes de forma libre, inspirada en sus frecuentes viajes a Europa y Japón. Perry respondió en gran medida a las "teorías liberales" en la creación de arte realista que captura la impresión de luz y color, concentrándose, a lo largo de su carrera, en sus temas favoritos: sus hijos. El retrato de la hija de Perry, Edith, Perdida en sus ensoñaciones, fue aceptado por el Salón de París y ese fue el comienzo de la carrera de esta notable figura entre las mujeres pintoras impresionistas en Francia.

Louise Catherine Breslau

13 Mujeres Pintoras Impresionistas
Louise Catherine Breslau, La toilette, 1898.

Louise Catherine Breslau fue una pintora, grabadora y pastelista suiza nacida en Alemania activa en Francia. Se rumoreaba que ella era un genio creativo. Breslau tomó lecciones de dibujo de un artista suizo local e inmediatamente después se matriculó en la Académie Julian privada en París.

Kooness (fuente principal de esta publicación) nos dice que, En 1879, con los ojos de todos puestos en ella, debuta en el Salón de París, cosechando un gran éxito. Breslau no se asoció con los impresionistas, pero fue influenciada por ellos: a lo largo de los años, ganó el mismo estatus legendario que algunos de los impresionistas masculinos más populares, incluido Edgar Degas.


Su paleta resplandeciente cambia rápidamente de colores más oscuros a más brillantes, del marrón al rosa caramelo, del azul casi transparente al verde botella y al amarillo limón. Un triunfo de colores, matices, líneas suaves y consistencia aireada.

Marie Bracquemond

2 marie bracquemond
Marie Bracquemond, Afternoon Tea, 1880.

A pesar del apelativo de “gran dama” del impresionismo, la pintora francesa Marie Bracquemond (1840 - 1916) fue una figura un tanto oscura, que permaneció desconocida hasta la década de 1980. Fue mientras copiaba viejos maestros en el Louvre que conoció a su futuro esposo Félix Bracquemond, un conocido director de arte en Haviland Porcelain Shop, quien, eclipsándola, fue el principal responsable de la omisión de Bracquemond de los libros de Historia del Arte porque él no No apruebo su medio elegido.

Su pintura es totalmente impresionista: en plein air como la mayoría de sus colegas impresionistas, pero, con el tiempo, con una paleta más vibrante y brillante como la de Paul Gaugain, el gran maestro del posimpresionismo que le fue presentado en 1886. Se formó como pintor académico de estilo realista y pulido por el principal exponente de la pintura neoclásica francesa, Jean-Auguste-Dominique Ingres. Considerada un talento prodigioso, era muy hábil para el dibujo e incluso para el grabado, aunque prefería trabajar con colores.

Como una artista reclusa que no había dejado el jardín de su casa en el suburbio de Sèvres, en el suroeste de París, durante años, las pinturas de Bracquemond revelan un genio oculto. De su primer retrato Mujer en el jardín (1877) - el vestido de "mujer de blanco" (un nombre alternativo) se convirtió en un tema popular para los impresionistas - es a la vez académico e innovador, como lo revelan las graciosas distorsiones de la figura humana.

Afternoon Tea, hacia 1800, recuerda el enfoque estilístico impresionista de Monet y Degas: la paleta impregnada de luz, las pinceladas sueltas y la atmósfera melancólica y desteñida. Una vez más, Bracquemond ha representado a su hermana Louise -vestida con cintas blanquecinas, encajes y bordados- aquí absorta en la lectura de un libro, acompañada de una taza de té humeante y un plato de uvas. Esta pintura, que marca el paso de las formas clásicas académicas a una interpretación impresionista completa, es una de las raras que se conservan en una colección pública.

Quizás modernamente se pueden encontrar en diferentes exposiciones de museos y galerías alrededor del mundo las obras de esta y otras mujeres pintoras impresionistas, pero tampoco es que abunden. Sitios como el de Archives of Women Artists Research & Exhibitions (AWARE por sus siglas en inglés). Hacen bien en rastrearlos y darles difusión, tanto para conocer a las mujeres pintoras impresionistas, surrealistas y grandes artistas en diversas disciplinas del pasado, como para darle su lugar a las del presente.

Mary Cassatt

3 mary cassatt
Mary Cassat, Little Girl in a Blue Armchair, 1878.

Mary Cassatt (1844-1926) fue originalmente una pintora y grabadora de Pensilvania que se mudó a Francia para encontrar la independencia artística y financiera y liberarse de las expectativas culturales y sociales de ser mujer en el siglo XIX. Cassatt fue comparada con su mentor y querido amigo Edgar Degas porque forjó una actitud masculina al representar la luz, el movimiento y la composición.

Cassatt a menudo creaba imágenes íntimas de la vida interior de las mujeres, en particular madres, niños y bailarinas. Dado que a las mujeres artistas no se les permitía asistir a ninguna escuela de arte, se vio obligada a tomar clases particulares con maestros de la Ecole des Beaux-Arts y pasó grandes días en el Louvre, junto con Morisot y Bracquemond (sus colegas mujeres pintoras impresionistas en el grupo de "Las Tres Grandes Damas"), copiando obras maestras.

En 1868, fue una de las dos mujeres estadounidenses en exhibir por primera vez en el Salón de París de renombre mundial y con los impresionistas en París, que eran considerados radicales e innovadores, y luego en su primera exhibición en los EE. UU. De acuerdo con la tradición de retratos de la época, Cassatt posaba con frecuencia para Degas (te invot a ver nuestra publicación "Edgar Degas y su técnica de pintura al pastel"), y Degas, quien enseñó a Cassatt a usar pasteles y grabados, la ubica en dos de sus grabados en el Louvre admirando obras de arte.

La pintura más popular de Cassatt, Little Girl in a Blue Armchair (1878) es un gran ejemplo de su estilo característico: muestra una imagen radicalmente nueva de la infancia, un niño que es un niño real en lugar de una muñeca viva, a través de colores vivos y pinceladas. Una vez escribió: "Me encanta pintar niños. Son tan naturales y veraces. Esta niña, recostada suavemente en un sillón azul con un destello brillante en los ojos, mira a otra parte, a juegos infantiles y cuentos de aventuras, mientras un cachorro duerme a su lado".

Aparentemente, también está la mano de Degas en la pintura: el escaneo infrarrojo de hoy reveló que Degas pintó una esquina de la habitación en lugar de una pared plana. En 1914, Cassatt decidió comenzar su jubilación anticipada porque estaba casi completamente ciega, pero encontró la manera de hacer un cambio significativo y apoyar el movimiento por el sufragio femenino a pesar de todo.

Matilda Browne

800px matilda browne in the garden 1915
Matilda Browne, In the Garden, 1915.

Cuando era niña en Newark, Nueva Jersey, Matilda Browne vivía al lado del artista Thomas Moran, famoso por sus paisajes y, en particular, por sus grandes pinturas del Parque Nacional de Yellowstone. Permitió que su vecina de 9 años entrara a su estudio para verlo trabajar antes de invitarla a experimentar con pintura, pinceles y lienzos por su cuenta. Su talento natural era obvio. Él la animó a tomar lecciones de arte adicionales y, a los 12 años, una de sus pinturas de flores fue aceptada en una exhibición en la Academia Nacional de Diseño de Nueva York.

En 1905, cuando visitó Old Lyme por primera vez a la edad de 36 años, ya había ganado varios premios y había establecido una reputación crítica. Con esto y el hecho de que se había entrenado con artistas magistrales, en el lugar se le consideraba artísticamente igual a los hombres. Tan es así, que los otros artistas de la pensión Griswold le pidieron a Matilda Browne que pintara una puerta y ella contribuyó con un par de paneles en la puerta que conduce al dormitorio de Miss Florence titulado Bucolic Landscape, formando una escena de terneros pastando debajo de un árbol.

También fue la única mujer incluida en el mural The Fox Chase sobre la colonia de arte que Henry Rankin Poore estaba pintando sobre la chimenea del comedor. Estos fueron honores extraordinarios; esta colonia de hombres generalmente menospreciaba a las artistas femeninas.

El Museo Florence Griswold afirma que tal vez fue su leve cojera, su complexión robusta y su seriedad general lo que hizo que los hombres la trataran como a una hermana. Además, la mayoría de las otras artistas femeninas que llegaron a Lyme eran estudiantes que los artistas profesionales sentían no se tomaban en serio la pintura.

Nadežda Petrović

13 nadez da petrovic
Nadežda Petrović,The Serbian philosopher Ksenija Atanasijević, 1912.

Nadežda Petrović (1873-1915) debía figurar en esta lista de mujeres pintoras impresionsitas porque fue la pintora impresionista más famosa de Serbia, pionera de la fotografía de guerra y enfermera durante las guerras de los Balcanes. En 1893, se convirtió en profesora de arte en la escuela de educación superior para mujeres.

En Múnich, donde estudiaba, Petrović conoció a pioneros del arte moderno como Wassily Kandinsky (checa nuestra publicación acerca de el "Escuchar los colores: vida y obra de Wassily Kandinsky") y Paul Klee. Rompiendo el conservadurismo desenfrenado en el entorno cultural de Serbia, Petrović buscó un enfoque más moderno en la pintura: un vórtice de colores brillantes (se distinguían rojo, púrpura, azul y negro), pinceladas fuertes y capas gruesas dinamizan su gente y los paisajes de Serbia.

Su atrevimiento y técnica dramática traspasan definitivamente el lado emocional del expresionismo y la naturaleza salvaje del fauvismo. Petrović representa un avance indudable en el arte europeo a principios del siglo XIX.

Olga Boznańska

13 Mujeres Pintoras Impresionistas
Olga Boznańska, Grandma's Birthday, 1889.

Pintora polaca. Olga Boznańska recibió sus primeras lecciones de la mano de su madre, una pintora aficionada, que le enseñó dibujo y a pintar al pastel, y luego la entregó a Józef Siedlecki e Hipolit Lipiński en Cracovia. En esa ciudad, la joven asistió entonces a las clases impartidas por Adam Baraniecki, las únicas accesibles para mujeres.

En 1886, como muchos artistas polacos de finales del siglo XIX, se instaló en Múnich para continuar su educación. Como las puertas de la Academia de Bellas Artes aún estaban cerradas para ella, como mujer asistió a los talleres gratuitos de, primero, Karl Kricheldorf, y luego de Wilhelm Dürr. En 1889, alentada por sus maestros y sus colegas masculinos que la consideraban igual, tomó un estudio en Munich, donde vivió hasta 1898, y viajó a Berlín, París y Cracovia.

En 1896, reemplazó al pintor de género y paisajista Theodor Hummel al frente de su escuela de pintura, rechazando un puesto como directora de estudios de la mujer en la Academia de Bellas Artes de Cracovia. También expuso por primera vez en París en la Sociedad Nacional de Bellas Artes. Su paleta puede parecer más sutil que la del impresionista promedio, pero al ser mirada más de cerca se puede entender perfectamente ese toque que la convierte en una de estas grandes mujeres pintoras impresionistas.

Esperamos que esta publicación haya servido para inspirar tanto al arte como al deseo de indagar aún más en la obra de las mujeres pintoras impresionistas así como en la oobra de las de otras corrientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo las publicaciones de nuestro blog, anuncios de nuestros cursos, ofertas y más.

ttamayo

Casa de materiales de arte y escuela especializada en técnicas de pintura
QUIéNES SOMOS
envelope linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram