Pintar un mural: introducción

30 noviembre, 2021
Memo Alfaro
Pintar un mural: la introducción
Diego Rivera - La epopeya del pueblo mexicano (plano "La Conquista"). 1929-1935. Superficie total: 276 m².

¿Qué sabes sobre pintar un mural? Muchos de nuestros lectores están familiarizados con al menos un par de técnicas de entre la gran gama que las artes pictóricas ofrecen y que comprenden desde aquellas que se pueden desarrollar en la comodidad de una mesa de trabajo, escritorio o la de un caballete, hasta aquellas de gran formato como es el caso de la pintura mural.

Hace un tiempo, comentábamos entre un par de personas que conforman el staff de ttamayo sobre como parece que México tiene una muy buena relación con la pintura mural (y de paso, con la corriente que se conoce como realismo social o “realismo socialista”, por aquello de las cuestiones de la realidad histórica del país) pero que, a pesar de la notoriedad de los muralistas mexicanos, resulta ser mucho menos común el hablar sobre cómo pintar un mural.

Por supuesto, una manera fácil -y también altamente gratificante, debo decir- es hacerlo a la más pura usanza de los graffiteros (que por cierto, tenemos una muy buena publicación acerca de la historia del graffiti, llamada “La historia del graffiti moderno (60's-70's)” para los interesados en el tema), aerosol en mano, diversas válvulas y tu diseño, pero si buscas ir más allá, la verdad es que hay maneras muy diversas de pintar un mural y cuyo acondicionamiento responde a las necesidades de la obra misma.

Es por eso que en esta publicación hablaremos sobre lo relacionado con el proceso de pintar un mural, al menos esencialmente. La intención es clara: que sepas mucho más al respecto, aunque también, no perdemos la esperanza de inspirarte a pintar uno ( al menos eventualmente).

Pintar un mural: lo que hay que saber

1024px puvis de chavannes musee de lyon
Pierre Puvis de Chavannes - Le bois sacré cher aux Arts et aux Muses, Musée des Beaux-Arts de Lyon. (foto de Daniel Clauzier)

Hay muchas consideraciones que artistas de todo tipo deben tener en cuenta al involucrarse en el proceso de pintar un mural. El proyecto puede implicar muchos elementos que pueden resultar imperceptibles al ver el resultado final pero que no obstante deben ser conocidos por quien está detrás del pincel, para así poderlos manejar hábilmente y lograr concebir la obra de manera exitosa.

Hay muchos tipos diferentes de murales y de aplicaciones murales, y cada una se presenta con su propio juego de desafíos. Los muralistas deben, por ende, buscar asegurar la integridad del mural al poner en práctica una metodología clara, correspondiente a muchos factores que tendrán una influencia en el éxito del proyecto.

Uno de los primeros factores de importancia es si tu mural será para interiores o para exteriores, por que esto va a afectar la metodología. Por ejemplo, para un mural en exteriores se necesita considerar la exposición a la luz y el clima y preparar y proteger el sustrato de manera acorde. Por otro lado, para un mural en interiores hay que pensar en detalles como la exposición a químicos, la humedad, el contacto y la abrasión.

Pintar un mural: la introducción
Materiales de la artista Lauren Hom

Naturalmente, los materiales de arte que se utilicen también pueden cambiar con base en si el mural es para interior o exterior.

El clima afectará en gran medida el trabajo de los murales al aire libre y esta, por cierto, es una consideración no sólo relacionada con el largo plazo, sino que desde el mismo punto en el que se empieza a pintar un mural los cambios climáticos pueden afectar la velocidad de secado de los materiales.

La comprensión de las condiciones climáticas específicas de cada proyecto individual ayudará a los artistas a elegir el momento adecuado para trabajar y los materiales adecuados para trabajar, pensando de antemano en cosas como la exposición del mural a ciertos tipos de clima y temperaturas extremas.

Así, tenemos que ciertos colores son más resistentes a la luz y son más apropiados para exteriores donde hay mucha exposición a la luz y que, por otro lado, hay algunos colores que se sabe tienden a desvanecerse con rapidez y pueden ser sólo adecuados para su aplicación en interiores.

En términos de barnices de calidad artística, podemos decir que en efecto pueden ofrecer la mejor protección para cualquier mural, pero que aún así, uno puede verse en la necesidad de probar soluciones alternativas si va a pintar un mural al interior de un hospital o escuela.

p goldemsav
Barniz acrílico MSA (Mineral Spirit Acrylic) de la marca GOLDEN, acabado satinado y mate, para interiores y exteriores.

Otro detalle a tener muy en cuenta en la concepción de un mural es la cuestión económica. ¿Por qué? Porque debido a la escala de muchos murales, los costos se pueden ir para arriba. Hay que saber cómo sacar el mayor provecho del dinero invertido y aprender maneras de reducir los costos sin poner en juego la integridad del mural, que es lo más importante.

Para esto, resulta muy útil ser realista sobre la cantidad de materiales que se necesitan, de esta manera, los gastos inesperados no se irán acumulando más tarde durante el proyecto.

Es bueno pensar acerca del aspecto económico del proyecto porque incluso esto podría actuar como un factor desmotivador que evite que tu y/o las demás partes involucradas se decidan a llevarlo a cabo, y es que dependiendo del caso, en realidad podrías no gastar demasiado en su creación (la artista Lauren Hom, por ejemplo, comenta que uno puedo pintar un mural muy básico desde unos $50 USD, que son unos $1,027 pesos mexicanos).

El tiempo, también, es una consideración adicional. Para un artista que trabaja de manera espontánea o durante una cantidad de tiempo limitada, la preparación adecuada es algo de gran importancia para que ella o él se pueda mover con rapidez. Por su lado, un artista cuyo proyecto de pintar un mural requiere de mucha investigación, preparación y la aprobación de muchas facciones, necesita planificar a meses el itinerario del proyecto.

Seguramente todo esto no resulta tan evidente inicialmente, pero es básico y necesario pensar antes de empezar a pintar un mural. Ya con noción de todo esto es que uno puede dedicarse a pintar, aunque claro, para esto todavía nos falta hablar más a detalle sobre un par de técnicas y sus materiales.

Pintar un mural para un ambiente donde mucha gente tenga la oportunidad de ver es algo realmente gratificante y podríamos decir que está estrechamente relacionado con la razón de ser de la pintura mural. Esto, por supuesto, ya nos da una idea de la responsabilidad que recae sobre quien reclame su autoría, ya que como menciona Michael Towsend del Blog de la GOLDEN Colors, por lo general, un mural está para mejorar el entorno, no para deteriorarlo.

Pintar un mural: la introducción
Fachada del Polyforum Siqueiros

Ya no hablemos sobre la temática o el estilo; si se hace incorrectamente, la "obra de arte" puede convertirse rápidamente en una monstruosidad debido al deterioro.

Muchos patrocinadores de murales de hoy día solicitan que los artistas garanticen sus murales durante un período determinado (generalmente de 10 a 20 años). Estos acuerdos pueden incluir contratos legales, lo que significa que los artistas serán responsables de los problemas que ocurran con el mural durante este tiempo y hasta se puede tomar acción legal en contra de ellos si incumplen con los términos del acuerdo.

De todas maneras, una planificación cuidadosa, una preparación cuidadosa y el uso de materiales de calidad ayudarán a que los murales terminados tengan un impacto que coincida con las buenas intenciones del artista.

Eligiendo y preparando Sustratos

deanna mance
Mural de la artista Deanna Mance, City Composition, 2016, commisionado por Envision Downtown y la Ciudad de Pittsburgh. Fotografia de Kahmeela Friedson.

La selección del sustrato suele estar definida por la ubicación de un mural. Cuando se trabaja en el exterior de un edificio (ya sea de madera, cemento, mampostería, metal, etc.), y también en superficies interiores, es importante saber cómo preparar el sustrato antes de comenzar a aplicar pintura. Los diferentes sustratos pueden requerir técnicas y materiales específicos. Si no se hace correctamente, la vida útil del mural puede acortarse.

Generalmente, siempre es una buena idea llevar un sustrato a su superficie original. Confiar en la integridad de los recubrimientos anteriores puede poner en peligro el trabajo de los murales, aparte de que resulta difícil determinar si estos recubrimientos serán compatibles con otros productos que se estén utilizando.

Si como artista eliges pintar sobre una superficie que ha sido pintada previamente, deberás considerar el tipo de pintura existente y su condición física. Si la pintura es, por ejemplo, un polímero con base de agua (o látex, pues), lo más probable es que las pinturas acrílicas tengan suficiente adherencia.

Pintar un mural: la introducción
Restauración de mural en Terrace House 2, Ephesus. Imagen del Austrian Archaeological Institute.

Si se trata de una pintura de aceite altamente brillante, lustrosa, o de algún otro material similar desconocido, entonces deberá ser desgastada o removida del todo para tener una buena adherencia. En el caso de que la película de pintura anterior se esté deteriorando, entonces es mejor quitarla del todo ( dependiendo de la superficie, esto puede requerir pulido con chorro de arena o sand-blast, lavado a presión, raspado, etc.)

Lo más básico -y a la vez, de lo más importante- es lavar primero cualquier superficie pintada, incluso una que haya sido pintada hace poco, con agua y jabón para remover la suciedad y la mugre antes de aplicar productos acrílicos o de otra índole. Si loque quieres es opacar una superficie con una pintura de alto brillo y limpiarla fácilmente, esto puede ser hecho con un limpiador para el hogar de tipo abrasivo. Después, el limpiador debe ser enjuagado por completo con agua limpia.

En el caso de la existencia de Moho, este debe ser removido tallando a mano con una mezcla que sea 1 parte de lejía por 3 de agua. Por cierto: ¡Nunca agregues amoniaco ni limpiadores con base de amoniaco a la lejía! y es mejor que tengas goggles y equipo de protección mientras limpias. Después de tallar con un cepillo agrega la solución para que se asiente en la superficie durante 10 minutos antes de enjuagar minuciosamente con agua limpia. 

mold on wood
Moho sobre madera (fotografía de Mary Marlow Leverette de la página The Spruce)

Si hay grietas y surcos en el sustrato, el método para rellenar y suavizar estas imperfecciones dependerá de  la naturaleza del sustrato mismo. Cualquier artista que quiera pintar un mural debe consultar con el personal de tiendas especializadas en revestimientos arquitectónicos para saber cuales son sus recomendaciones y el mejor producto disponible para hacerse cargo de dichas imperfecciones.

Ya con una superficie pareja, bien adecuada y que ha sido limpiada, un revestimiento de “primer” (que en realidad no es otra cosa que una imprimación) proporcionará  la mejor adherencia para la pintura. Una de las características clave a buscar en un primer es si se puede o no pintar sobre este con pinturas de látex / acrílicas. Esto debe asegurar que dicho primer o imprimación resulte verdaderamente una superficie compatible con los acrílicos con base de agua.

Para determinar que imprimación es mejor para cada superficie o sustrato específico, te sugiero nuevamente contactar un proveedor de revestimientos arquitectónicos. Estas compañías suelen tener gran experiencia al imprimar un amplio espectro de materiales de construcción, y típicamente tienen imprimaciones o primers específicos que sirvan de superficie para pintar un mural sobre diversas superficies.

Con esto fresco en la mente, hablemos sobre pintar un mural con dos técnicas distintas.

Pintar un mural al estilo moderno: Acrílico

Pintar un mural: la introducción

Los acrílicos son de las pinturas más duraderas y accesibles para su aplicación exterior e interior. Muchos artistas los utilizan para pintar murales en exteriores debido a su buena resistencia a la luz y al clima. También, forman una excelente unión con la mampostería o las superficies de cemento.

La desventaja de las pinturas de aceite en este caso se debe a que la alcalinidad del concreto puede destruir los productos con base de aceite y los productos alquídicos. Las pinturas de silicato de etilo forman una unión excelente (y permanente) con el ladrillo o el concreto, no obstante, es un sistema que puede llevar bastante tiempo y ser costoso, aparte de que requiere de un buen conocimiento sobre cómo trabajar con los materiales.

Los esmaltes son una buena opción por su durabilidad, pero las consideraciones del pigmento utilizado por los fabricantes no suelen ser las mismas que las de las pinturas de acrílico artísticas de alta calidad.

Visto de esta manera, utilizar pintura acrílica para tu mural resuelve diversas problemáticas de una sola vez, incluso hablando del tema de los costos ya que puede resultar considerablemente económico.

Si vas a utilizar esta opción, recuerda que no se recomienda el uso de yesos, pastas para moldear, pinturas mate y barnices mate en exteriores, y que los geles translúcidos/transparentes o texturizados solo deben ser utilizados en un escenario exterior cuando son mezclados con pintura acrílica.

Acá te va una lista de los pigmentos más estables para pintar un mural en exterior con pintura acrílica:

  • Azul antraquinona
  • Vanadato de bismuto amarillo (amarillo de bismuto)
  • Negro de hueso (Bone Black)
  • Siena tostado
  • Sombra quemada clara (Light burnt umber)
  • Sombra quemada (Burnt umber)
  • Negro carbón
  • Verde de óxido de cromo
  • Verde de óxido de cromo oscuro
  • Verde cobalto
  • Turquesa cobalto
  • Gris grafito
  • Colores iridiscentes y de interferencia (excepto oro brillante iridiscente)
  • Negro Mars
  • Amarillo Mars
  • Grises neutros
  • Azul ftalo GS
  • Azul ftalo RS
  • Verde ftalo BS
  • Verde ftalo YS
  • Cian primario
  • Naranja pyrrole
  • Rojo pyrrole
  • Rojo pyrrole oscuro
  • Luz roja pirrol
  • Siena natural (Raw sienna)
  • Sombra natural (Raw umber)
  • Óxido rojo
  • Verde azulado (Teal)
  • Terre Verte Hue (Matiz Tierra Verde)
  • Titán Buff
  • Amarillo de titanato
  • Óxido de hierro marrón transparente
  • Óxido de hierro rojo transparente
  • Óxido de hierro amarillo transparente
  • Blanco titanio
  • Turquesa (ftalo)
  • Pardo Van Dyke Hue
  • Óxido violeta
  • Óxido amarillo

Buenos pigmentos - Los siguientes son colores estables, pero es recomendable evitar las capas delgadas o las veladuras para cambios de color mínimos.

  • Azul ceruleo
  • Azul ceruleo profundo
  • Matiz amarillo de nápoles
  • Amarillo diarylide
  • Amarillo hansa opaco
  • Rojo quinacridona

(Si tienes alguna duda sobre cuál de nuestros medios acrílicos te conviene más, nos dudes en preguntar.)

Pintar un mural al fresco: el clásico infalible

40111 458412496130 464408 n
Ejemplo de pintura al fresco de leonoramurals.com

El término fresco es utilizado para describir el proceso tradicional del Buon Fresco —esto es, básicamente, pintar sobre una pared húmeda de yeso de cal recién preparada con pigmentos únicamente con base de agua. Cuando el yeso se seca adquiere una cohesión sólida como la roca, y los pigmentos se secan con esta como una parte integral de la superficie.

Un examen microscópico de la pintura al fresco revela una penetración definitiva del pigmento en los intersticios de la partículas que componen la superficie de la aplicación de yeso de cal, en contraste con la adherencia de los aceites y el temple que son definitivamente más superficiales en comparación. Las partículas de pigmento se cementan a la cal de la superficie de la misma manera en que las partículas de cal se unen entre sí y con la arena.

Es por esto que las características deseables del fresco con respecto a la pintura artística -y en especial, la mural- son muchas. Las pinturas se vuelven, de hecho, una parte integral de la pared y por lo tanto son consideradas más apropiadas que la decoración superimpuesta.

Un fresco puede ser visto desde cualquier punto de vista con igual visibilidad y sin ningún reflejo o brillo en la superficie, aparte, es lavable. La facilidad con la que los colores son manipulados y su interpretación de las intenciones del pintor son muy atractivos para cualquier artista. Hay un amplio rango de efectos posibles, desde los tonos brillantemente luminosos hasta los sombríos.

Si te interesó pintar un mural con esta técnica (que no sería raro partiendo de la curiosidad previa y de lo fascinante del fresco), para más detalles te recomiendo encarecidamente nuestra publicación “Buon fresco: la técnica de pintura al fresco, italiana”). Ahí encontrarás un buen trasfondo histórico y detalles tales como los materiales exactos y la aplicación del fresco en un sustrato para pintar un mural.

Nuestro tema da para mucho más, así que no te pierdas nuestras siguientes entregas acerca de la pintura mural.

2 comments on “Pintar un mural: introducción”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo las publicaciones de nuestro blog, anuncios de nuestros cursos, ofertas y más.

ttamayo

Casa de materiales de arte y escuela especializada en técnicas de pintura
QUIéNES SOMOS
envelope linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram