La técnica de pintura al temple: 7 recetas diferentes

31 octubre, 2022
Memo Alfaro
La técnica de pintura al temple: 7 recetas diferentes

La técnica de pintura al temple tiene mucho para dar de sí, y en esta ocasión te traemos 7 recetas distintas para sacarle provecho, aparte de un pequeño recuento de la técnica y datos relevantes en su uso, tanto para aquellos que van empezando a involucrarse en su uso como para aquellos que están en busca de más información para llevar a la práctica nuevos hallazgos.

La técnica de pintura al temple fue un método de pintura que reemplazó (al menos en fama y por la regularidad en su uso) al método de pintura encáustica, solo para ser reemplazado a su vez por la pintura al óleo. Su nombre proviene de la palabra latina “temperare”, que significa 'mezclar en proporción'. A diferencia de las pinturas encáusticas que contienen cera de abejas para unir los pigmentos de color, o las pinturas al óleo que usan aceites, la témpera emplea una emulsión de agua, yemas de huevo o huevos enteros (ocasionalmente con un poco de pegamento, miel o leche).

En el uso moderno del término, la técnica de pintura al temple es una pintura que emplea un medio que se puede diluir libremente con agua pero que, al secarse, se vuelve lo suficientemente insoluble como para permitir la sobre pintura con más temple o con medios de aceite y barniz.

Las pinturas obtenidas con técnica de pintura al temple se ejecutan mejor en paneles rígidos recubiertos con gesso tradicional absorbente, aka. imprimatura de creta. La técnica de pintura al temple se caracterizan por una nitidez brillante y luminosa que nunca se duplica exactamente con el uso de aceite u otros medios. Aunque sus materiales se aplican en muchas variaciones distintas de la técnica, las pinturas al temple generalmente se pueden identificar como tales sin mucha duda.

Técnica de pintura al temple

image8
Sandro Botticelli, The Birth of Venus, temple sobre lienzo, c. 1486.


Este es un fragmento de nuestra publicación “La técnica de temple de agua”:

“El temple de agua se ha usado desde hace cientos de años y hasta el día de hoy. Pintores como Botticelli y Fra Angelico son famosos por hacer uso de esta técnica, que es valiosa por distintos aspectos que le son particulares, empezando porque permite lograr un colorido sumamente brillante y luminoso. Si se trabaja correctamente y con muchas capas, esta técnica también da un acabado lustroso similar al de la piel de una manzana. Estas particularidades han hecho que el temple de agua se haya vuelto atractiva para muchas generaciones de pintores.”

En el libro de Ralph Mayer, “The Artist’s Handbook of Materials and Techniques”, que será nuestra fuente principal para este texto, su autor nos dice que como regla general, la técnica de pintura al temple, en todas sus variantes, no se adapta demasiado bien a los estilos casuales o espontáneos y, en su mayor parte, requieren una consideración seria y una familiaridad adquirida a través de una comprensión inteligente de sus principios.

Las pinturas al temple de edad extrema (varios cientos de años), especialmente las pocas que han sobrevivido sobre lienzo, están muy a menudo cubiertas con características grietas de pequeño tamaño, que normalmente no tiene ningún efecto sobre la adherencia de la pintura.

Se puede reanudar el trabajo o hacer adiciones a una pintura hecha con técnica de pintura al temple de huevo durante algún tiempo, pero en un momento determinado (alrededor de ocho meses) los colores del huevo fresco parecen no tomar o fusionarse con el trabajo anterior. Tienden a permanecer en la superficie con los efectos de color no deseados del gouache opaco: el medio de huevo aparentemente entra en una etapa final inerte y permanente.

duccio the madonna and child 128
Madonna Crevole de Duccio, témpera con fondo dorado sobre madera, 1284.

Cuando se dejan sin esmaltar, los trabajos obtenidos con la técnica de pintura al temple tienen un agradable acabado mate o levemente brillante. Cuando se vidrian y elaboran con cuidado, pueden presentar un aspecto muy desarrollado. En la técnica de pintura al temple, la cuarta función u óptica del medio apenas existe, y cuando la pintura está seca, los colores se parecen más a su estado seco original que los colores al óleo de tonos profundos.

Dicha profundidad del tono, si se desea, debe realzarse mediante una aplicación final de barniz o veladuras transparentes. Esta separación de las propiedades ópticas de las propiedades mecánicas del medio no debe considerarse una completa desventaja, porque contribuye en gran medida al efecto del temple y permite un método de trabajo controlable y sistemático que atrae a muchos pintores.

Adicionalmente, la película de pintura seca de una obra obtenida con técnica de pintura al temple no se vuelve amarilla ni se oscurece con el tiempo como las pinturas al óleo defectuosas pueden funcionar, porque el medio en sí no amarillea en comparación con el aceite, y hay un exceso de aglutinante considerablemente menor en la pintura terminada.

La técnica de pintura al temple: 7 recetas diferentes
Obra al óleo y al temple de la artista contemporánea Nichole Rae Klein.

No obstante, las principales ventajas de manipulación del óleo sobre el temple son su mayor fluidez, la facilidad con la que se pueden graduar o mezclar sus colores, su velocidad de secado convenientemente lenta y la ausencia de cambio de color causado por la evaporación del medio al secarse. El aceite,[ sin embargo], es una técnica más conveniente, flexible y disponible [para muchos].

Como en el uso de cualquier técnica, la última palabra a la hora de crear la tienen cada artista y su habilidad, y como puedes ver en nuestra publicación “Receta del temple de barniceta, el medio tradicional ideal para pintar óleo”, estas dos famosas técnicas son utilizadas en conjunto por los artistas comúnmente. Ahora bien, el huevo es la emulsión más común en la técnica de pintura al temple, pero no es el único. Existe una gran variedad de recetas, y en esta publicación podrás encontrar varias de ellas, con las cuales te sugerimos experimentar para ver si resultan adecuadas en tu proceso creativo.

Vehículos y recetas para la técnica de pintura al temple

egg2
Resultados de la mezcla de vehículo de temple de huevo con pasta de pigmento (imagen de: The VIrtual INstructor).

Los vehículos al temple deben sus características distintivas al hecho de que son emulsiones. Una emulsión es una mezcla estable de un líquido acuoso con una sustancia aceitosa, grasosa, cerosa o resinosa.

La leche es un ejemplo de emulsión, siendo la grasa de mantequilla que se suspende en gotas diminutas el ingrediente insoluble en agua. Las emulsiones al temple se secan para formar películas transparentes; su aspecto lechoso cuando están húmedos se debe a la refracción y dispersión de la luz de los innumerables glóbulos diminutos de aceite.

Los vehículos y medios poliméricos son emulsiones. El principal tipo temprano de emulsión al temple era una yema de huevo pura y natural. Las yemas de los huevos de gallina contienen una solución acuosa de una sustancia gomosa llamada albúmina, que es un aceite que no se seca llamado también aceite de huevo, y lecitina, una sustancia lipoide o similar a la grasa que es uno de los emulsionantes o estabilizadores más eficientes de la naturaleza.

img 20220223 180544
Arriba a la izquierda, acrílico azul ultramar. Abajo a la derecha, temple de huevo con pigmento azul ultramar.

La albúmina pertenece a una clase de proteínas que tienen la propiedad de ser coaguladas por el calor, como lo demuestra un huevo cocido. El mismo efecto se obtiene cuando se diluye, se extiende en una capa delgada y se expone a la luz del día. La película de yema de huevo pura se vuelve adecuadamente insoluble. duro, coriáceo y permanente, y como película sirve como estándar para juzgar las emulsiones al temple artificial.

Las emulsiones al temple artificial o compuestas se emplean más por sus propiedades ejecutivas o de trabajo mejoradas que por cualquier superioridad en la calidad de sus películas. Las pinturas al temple se denominan insolubles aquí y en otras descripciones, pero esto no significa que sean absolutamente impermeables o restregables; a menudo pueden ablandarse o alterarse lo suficiente por la aplicación deliberada o accidental de agua como para arruinar sus efectos.

Las pinturas logradas con la técnica de pintura al temple bien secas normalmente se pueden limpiar con un poco de acetona o alcohol anhidro si se aplican con mucho cuidado como en la técnica de restauración habitual. El temple y el gesso se pueden quitar completa y rápidamente de los paneles frotando con soluciones de jabón o amoníaco [cuidado con eso].

Pintar con yema de huevo

La técnica de pintura al temple: 7 recetas diferentes

De todas las épocas del arte europeo nos han llegado una serie de instrucciones para el uso del de la técnica del temple al huevo. Antes de pasar las diferentes recetas, recordemos brevemente que la técnica tradicional de yema de huevo pura procede de la siguiente manera para obtener la yema:

Primero se separa la yema de la clara. Algunos pintores tienen mucho cuidado de mantenerla libre de cualquier rastro de la clara del huevo; otros son menos particulares; pero una yema pura, libre de clara, es el material estándar (si lo deseas, la clara puedes utilizarla para otro medio, llamado Egg glair o simplemente Glair para trabajar con gouache, puedes encontrar la receta en nuestra publicación: "3 Formas de hacer gouache en casa”).

Hay suficiente albúmina solo en la yema para una emulsión de temple bien balanceada. Un exceso no dañaría tanto la película de temple seca, pero aumentaría la velocidad de secado y dificultaría las manipulaciones o el pincelado.

how to make egg tempera

Después de que la yema se haya separado de la clara por el método habitual de verterla de un lado a otro en las medias cáscaras, o mejor, mediante el uso de un separador de huevos de aluminio, se puede pasar la yema de una mano a otra, secando las manos alternativamente en una toalla o delantal o enrollarla breve y suavemente sobre una toalla de papel para secar la capa de clara de huevo pegajosa y la mayor parte de la chalaza, para luego ser transferida a la palma de la mano sostenida plana (no ahuecada).

Lo siguiente es levantarla suavemente con el pulgar y el dedo índice de la otra mano para no romper la membrana/saco vitelino, y mantenerla suspendida sobre un frasco o una taza. Luego se perfora la membrana en la parte inferior clavándola con un cuchillo u otra punta afilada y, si se desea, después de que la mayor parte de la yema haya salido, lo poco que queda se puede exprimir de la membrana con un dedo [cuida que nada de la membrana caiga al frasco o taza].

Después de esto y como verás a continuación, preparar temple o témpera no es más complicado que preparar pancakes.

Recetas e información adicional

eitempera dammar leinol 1
Ingredientes para temple con damar y aceite de linaza (imagen del tutorial de Pigmentos Kremer).

Por lo general, para trabajar con la técnica de pintura al temple, los pigmentos se muelen bien en agua destilada con una moleta y se colocan en pequeños frascos con tapa de rosca donde se conservarán indefinidamente. Justo antes de usar, se mezcla un volumen igual de esta pasta de color (aproximadamente la consistencia de los colores de óleo de tubo) y la yema de huevo.

Algunos pintores añaden un poco de agua al huevo - 1/6 a 1/8 del volumen. Un juego de cucharas medidoras de cocina es útil para medir cantidades proporcionales de sustancias tanto secas como líquidas. También hay pintores que lo usan en el extremo de lo muy líquido, como Andrew Wyeth. Del lado del temple más cercano a la acuarela.

No hay objeción técnica a moler los colores directamente en la yema de huevo o en una mezcla de huevo y agua (lo que prefieren hacer algunos pintores, especialmente con pigmentos que no se muelen fácilmente en agua sola), pero mantenerlos en forma de pasta de agua y añadir el huevo justo antes de su uso normalmente ahorra mucho trabajo porque la pasta de pigmento y agua se mantiene indefinidamente como hemos mencionado hace un par de líneas.

Receta 1

Ingredientes:

  • 2 yemas de huevo
  • agua destilada
  • 1 gota de vinagre (o de esencia de clavo)
  • pasta de pigmento (pigmento dispersado en agua con una moleta)

Perfora la membrana de la yema y deja que el líquido fluya en una taza medidora de vidrio. Deseche la membrana. Agrega la misma cantidad de agua y revuelve. Vierte en una botella de boca ancha con tapón de vidrio. Añadir vinagre para conservar.

Se mantendrá de 3 a 4 días. Para agregar pigmento, pon un poco de la pasta de color en una taza y agrega aproximadamente la misma cantidad de la mezcla de yema de huevo. Revuelve bien con un pincel. Pintar unos trazos y dejar secar. Si está opaca y calcárea, agrega más mezcla de huevo. Si es muy brillante, agrega un poco más de color.

De Ralph Mayer, El manual de materiales y técnicas del artista

La técnica de pintura al temple: 7 recetas diferentes
Goma de Tragacanto de ttamayo (disponible en nuestro catálogo de materias primas).

Receta 2

Temple de goma de tragacanto

La goma de tragacanto a diferencia de la goma arábiga, no se disuelve en una verdadera solución con agua propiamente. Más bien, absorbe agua para formar una suspensión.

  • Goma de tragacanto 1 parte
  • Agua Destilada 30 partes
  • Alcohol etílico o isopropílico suficiente para humedecer la goma

Cómo preparar: La goma de tragacanto finamente pulverizada está disponible y es más fácil de usar que los terrones. Ponla en una botella limpia y agrega suficiente alcohol para hacer una pasta suave. Agrega el agua al final y agítalo todo junto. La goma de tragacanto requiere alrededor de dos días para absorber toda el agua y para hincharse en una suspensión mucilaginosa. Cuela la suspensión a través de manta de cielo o gasa en otra botella limpia para obtener una consistencia más uniforme. Puedes agregar una pequeña cantidad de glicerina (no más del cinco por ciento) a esta solución para reducir la fragilidad.

Modo de uso: haz tu pasta de pigmentos secos y agua, mézclala con la solución de goma hasta obtener una pasta fina y pinte directamente sobre papel, pergamino, lienzo o paneles de yeso. Cuando la pintura se haya secado se puede barnizar.

De George O’Hanlon, Natural Pigments: Tempera and Emulsion Recipes

Receta 3

Ingredientes:

  • 1 huevo entero
  • 1 cucharadita aceite de linaza crudo
  • 4 gotas de vinagre
  • pasta de pigmento (pigmento molido con una pequeña cantidad de agua o alcohol)

Rompe el huevo y deja caer el contenido en un frasco pequeño y limpio. Agrega el aceite, tapa el frasco y agita el contenido hasta que se mezclen por completo. Añade vinagre como conservante.

Cuela toda la mezcla a través de dos capas de manta de cielo (también conocida como estameña / cheesecloth) en un frasco nuevo. Esta emulsión produce una pintura que se puede diluir con agua y que es ligeramente menos aceitosa que otras emulsiones de huevo/aceite. Muele la pasta de pigmento en la emulsión con la moleta, usando solo la cantidad de pigmento que necesites para una sesión de pintura.

De Robert Massey, Fórmulas para pintores

mat 27
Aceite de Linaza ESP. PQ. de ttamayo.

Receta 4

Una gran cantidad de pintores estadounidenses utilizan la siguiente emulsión de huevo/aceite como receta estándar, variando la composición del ingrediente aceitoso según las preferencias individuales.

  • 2 partes de huevo entero
  • 4 partes de agua
  • 1 parte de aceite espesado
  • 1 parte de barniz damar

Cuando se utilizan veladuras o pinturas de aceite y barniz con tales emulsiones, es bueno usar ingredientes oleosos iguales o similares en ambos, y con cualquier técnica que emplee capas alternas de pintura complejas o múltiples, los pintores cuidadosos a veces agregan una gota extra más o menos de aceite a cada capa sucesiva de esmalte o pintura para producir una correcta gradación de flexibilidad.

La siguiente receta es un ejemplo de una de las innumerables variaciones que se pueden hacer.

Receta 5

  • 3 partes de yema de huevo
  • 1½ partes de agua
  • 1 parte de aceite
  • 1 parte de barniz damar
eitempera dammar leinol 5
Ingredientes para temple con damar y aceite de linaza (imagen del tutorial de Pigmentos Kremer).

Receta 6

Emulsión de temple de goma arábiga típica (partes por volumen)

  • 5 partes de Solución de goma
  • 1 de aceite espesado
  • 1 de barniz damar
  • 3/4 de glicerina

La solución de goma se prepara vertiendo 5 onzas líquidas de agua caliente sobre 2 onzas de goma arábiga triturada o en polvo (2 onzas de goma arábiga finamente pulverizada equivaldrán aproximadamente a 2½ onzas por volumen; será un poco menos). El barniz damar es el corte habitual de 5 libras mencionado en los barnices.

La mezcla aceitosa se agrega a la solución de goma en una corriente lenta con agitación constante que se continúa hasta que la mezcla es un líquido blanco espeso, homogéneo y libre de grandes glóbulos o gotas de aceite. Si no hay una batidora disponible, la emulsión se puede preparar agitando los ingredientes en una botella alta que no tenga más de las tres cuartas partes de su capacidad.

La técnica de pintura al temple: 7 recetas diferentes
Barniz de ttamayo (disponible en nuestro catálogo de barnices y barnicetas)

Receta 7

La siguiente receta es una para trabajar con la técnica de pintura al temple con caseína. Proviene de otro listado que te recomendamos checar en la página de Natural Pigments. Mayer nos dice que las emulsiones de solución de caseína tienen buenas cualidades estructurales de formación de película y que también son estables, aunque señala que no deben ser utilizadas para trabajo permanente y nunca en combinación con aceite si se quiere conservar su brillantez (este tipo de emulsiones de por sí podría amarillar o tomar una coloración marrón con cierta rapidez).

Este temple es duro y resistente a la humedad, produce una pintura resistente de secado rápido.

  • Caseína en polvo 40 gramos
  • Agua 250 ml
  • Bórax 20 gramos

Usa solo caseína fresca para esta receta, ya que pierde su fuerza si se almacena durante períodos prolongados. Tamizar la caseína lentamente en la mitad del agua, asegurándose de eliminar todos los grumos. Cuando esté suave, agregue el bórax y revuelve. Permita que la mezcla repose aproximadamente media hora antes de agregar el agua restante. Caliente la solución a 180ºF (82ºC) por no más de 20 minutos. Ten cuidado de no exceder esta temperatura ya que desnaturalizarás las proteínas de la caseína.

mat 44
1/4 de Caseina de ttamayo.

Con una espátula combina los pigmentos secos directamente con la solución de caseína para formar una pasta. Mezcla bien los pigmentos para asegurar una pintura suave. La caseína no requiere la adición de un conservante ya que el bórax ya lo es. Sin embargo, la caseína no se almacenará por períodos prolongados, generalmente no dura más de una semana en el refrigerador.

Pinta directamente sobre paneles de gesso con pinceles de cerdas, teniendo cuidado de mantener los pinceles en agua cuando no se usen y lávalos cuidadosamente con jabón y agua tibia después de usarlos. Pasar a través de dos capas de gasa a un frasco nuevo.

Recuerda probar estas recetas para la técnica de pintura al temple antes de utilizarlas para cualquier obra final, y recuerda que si tienes cualquier duda o comentario nos los puedes hacer llegar aquí o en nuestras redes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo las publicaciones de nuestro blog, anuncios de nuestros cursos, ofertas y más.

ttamayo

Casa de materiales de arte y escuela especializada en técnicas de pintura
QUIéNES SOMOS
envelope linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram