Dibujar con punta de metal: lo que debes saber

12 julio, 2021
Memo Alfaro
il condottiere
Leonardo da Vinci - Bust of a warrior in profile, Florence, Italy, AD 1475-80

¿Alguna vez habías pensado en intentar dibujar con punta de metal?

A veces me pregunto cuantos artistas saben que es un medio como tal o que dibujar con punta de metal es algo que el mismo Leonardo Da Vinci hizo y que sigue vigente en nuestros días.

Entre quienes la conocen, por otro lado, seguro hay artistas para quienes no parece ser de lo más llamativo -al menos en primera instancia- ya que pueden pensar que resulta algo de un nivel de dificultad avanzado y, por lo mismo, quizás se le perciba como una técnica poco amigable con dibujantes principiantes o inexpertos.

Lo cierto es que hay bastante información al respecto como para resolver las dudas y hacerle justicia al medio, que ha pasado su historia entre puntos de gran atención y admiración hasta aquellos de un olvido casi total. Así pues, en esta publicación hablaremos acerca de dibujar con punta de metal, sobre la historia del medio y otros pormenores con los que quizás te sientas inspirado para incorporar esta modalidad de dibujo entre tus herramientas de trabajo.

Dibujar con punta de metal: una historia

Definición

La técnica del dibujo con punta de metal ha existido durante bastante tiempo (al menos 600 años) y los artistas de hoy continúan explorando sus posibilidades expresivas; afortunadamente no sucumbió por completo durante las vanguardias y todas sus maravillosas novedades, pero tampoco podemos decir que se trate de un método ampliamente conocido para dibujar -mucho menos, comprendido- a no ser entre los especialistas en artes gráficas.

silverpoint marks
marcas con diferentes puntas de metal (la cuchara también se utiliza para dar el efecto que se puede percibir), imagen de Anita Chowdry

En realidad, el nombre lo dice todo: es un medio que depende de un lápiz/lapicero/pluma fina de un metal blando, siendo la plata mezclada con cobre el más común, aunque el oro, el latón y el cobre puro sirven igualmente bien y son buenas alternativas.

Para su uso, se necesita también de una superficie acondicionada de una determinada manera, que generalmente se trata de papel de (cuando menos) grosor medio o panel de madera recubierto por una capa similar a la de una imprimatura de gesso. De esta manera, cuando la pluma se mueve a través del soporte texturizado, deposita minúsculas partículas de metal creando una marca. 

En este sentido, quizás se deba hablar de una excepción entre las alternativas de metales que hay para dibujar con punta de metal, pues hay una con la que, de hecho, podrías pintar en todo tipo de superficie y se trata de una pluma con punta de plomo; la suavidad de dicho metal significa que este dejará una marca en cualquier superficie, incluido en el papel sin ninguna preparación previa.

Esta flexibilidad, sin embargo, tiene un precio, ya que la punta de plomo no se adhiere bien al papel sin una superficie preparada adecuadamente y, como tal, se usó menos que otras puntas de metal más duraderas hechas de metales más duros. Éstos producen una línea nítida y distintiva en una superficie de dibujo recubierta con una base ligeramente abrasiva, cualidad que frota las partículas diminutas de metal con mayor facilidad cuando se mueve la punta sobre la preparación.

Dibujar con punta de metal
Punta de metal de madera y alambres sueltos para lograr trabajar en una misma imagen

Historia

La punta de metal se utilizó en toda Europa en la década de 1400 y tuvo gran auge en el Renacimiento, aunque fue prácticamente abandonada por los artistas italianos a mediados del siglo XVI. Afortunadamente, en el norte de Europa continuó floreciendo hasta finales del siglo XVII.

Después, prácticamente desapareció en el 1700, con la excepción de su uso entre los miniaturistas, hasta que el medio fue revivido en la primera mitad del 1800 por artistas deseosos de experimentar con este método gráfico tan interesante y asociado con el florecimiento creativo del Renacimiento, ya sea en Italia, con Leonardo y Rafael, o al norte de los Alpes con maestros como Rogier van der Weyden, Hans Holbein “El Viejo” y Albrecht Dürer.

Para hablar de su utilización como tal, podemos decir que desde el Renacimiento hasta la introducción de papeles especializados manufacturados para el dibujo con punta de metal a mediados del siglo XIX, la receta más común para hacer una preparación con la abrasividad requerida era una mezcla acuosa de huesos de animales quemados y pulverizados unidos con pegamento o goma de mascar. Lo más importante de esta preparación es el componente de calcio proveniente de los huesos. Dicho calcio es en realidad el que hace que el metal pinte, ya que genera una rección química con él. Como sustituto del mismo también se empleó polvo de conchas marinas pulverizadas o cal extraida de la tierra.

aplicacionimprimatura rosa met
Aplicación de imprimatura rosa

Esto podría aplicarse con pincel sobre cualquier material en una o más capas, por lo que dibujar con punta de metal era algo que se llevó a una considerable variedad de superficies: paneles de madera de grano fino, papel y pergamino fueron los principales.

Dentro de la preparación y la aplicación podía haber variaciones, por ejemplo, una de las grandes diferencias entre los artistas italianos en el período del Renacimiento y sus colegas al norte de los Alpes a la hora de dibujar con punta de metal, fue la preferencia de los primeros por agregar pigmento a la preparación para que actuara como un tono medio entre los tonos grisáceos de la línea plateada y los reflejos del color del cuerpo blanco.

Esta combinación, y su eficacia para crear una sensación de presencia escultórica tridimensional puede ser claramente apreciada en un estudio hecho por el artista florentino Fra Filippo Lippi (que tuvo un papel sumamente importante en la carrera de Botticelli, como puedes leer en nuestra publicación “Obras de Botticelli: 20 de las pinturas que lo hicieron famoso a lo largo de su vida”) de la década de 1460, probablemente para una Virgen María mirando a su hijo en la cruz, sus manos extendidas expresivas de su dolor.

1 fra filippo lippi
Standing woman (c. 1460–69), Fra Filippo Lippi (c. 1406–69) British Museum, London

Con todo, la técnica sobrevivió al conservadurismo italiano fuera del país y evitó convertirse en un anacronismo en el norte de Europa porque los artistas alemanes y holandeses eran más inventivos que sus colegas italianos, y exploraron la portabilidad del medio de diversas formas. El principal de ellos fue el uso de punta de metal para hacer retratos.

Ciertamente, Leonardo Da Vinci fue uno de esos artistas italianos que notó ese mismo potencial en la técnica para ser llevada fuera del estudio, aunque él dejó de dibujar con punta de metal eventualmente para seguir en su constante exploración de medios y técnicas.

La punta de metal resurge

Joseph Meder (Escritor del “Pequeño libro de la punta de plata”, Das Buchlein vom Silberstift, 1909), Alphonse Legros, los prerrafaelitas y Joseph Stella ayudaron a revitalizar la técnica. Meder despertó el interés por esta técnica tradicional en Austria y Alemania, mientras que el artista y profesor Legros hizo lo mismo en Inglaterra.

A principios del siglo XX, Stella era uno de los pocos artistas estadounidenses que trabajaban con este método en la costa este de Estados Unidos. Stella exploró la técnica en superficies preparadas con gouache en blanco de zinc, a menudo con crayones y otros medios. Su obra en punta de plata incluye el retrato de 1921 de Marcel Duchamp.

En la costa oeste, Xavier Martínez, el artista mexicano-estadounidense que había estudiado en París en la École nationale supérieure des Beaux-Arts a fines de la década de 1890 durante el resurgimiento del interés por dibujar con punta de metal, enseñó esta técnica en el California College of the Arts desde 1909 hasta finales de la década de 1930. Posteriormente Jasper Johns también experimentó con el medio.

jasperjohns untitled silverpoint on white prepared paper 1984
Jasper Johns - Untitled, Silverpoint on white prepared paper, 1984

Dibujar con punta de metal en el siglo XXI: ¿arcaico y difícil?

Lamentablemente, son dos de las palabras más comunes con las que se suele calificar al dibujo con punta de metal, pero a decir de los verdaderos conocedores, no es ni una ni otra cosa. Aparte, hay una serie de mitos e ideas erróneas que se tienen en cuanto a dibujar con punta de metal y que realmente no le ayudan a ser más utilizado por los artistas de nuestros tiempos. Justamente de eso vamos a hablar a continuación.

Mitos sobre dibujar con punta de metal

Mito: el dibujo con punta de metal no se puede borrar

Esta es probablemente la más común de las ideas erróneas que se tienen acerca de dibujar con punta de metal. Aunque podemos decir que asumir esto contribuye de alguna manera a la admiración por los logros de los artistas que trabajan magistralmente con punta de metal, puede ser una idea tan intimidante que mantiene a raya a muchos artistas, evitando así que algunos siquiera intenten acercarse al medio.

Es cierto que los dibujos con punta de metal no son tan fáciles de borrar como el grafito o el carboncillo, pero son más borrables de lo que se suele pensar.

La clave yace en la selección y la preparación de la superficie para dibujar. Los primeros practicantes del medio probablemente se vieron limitados al uso de vitela ( vellum en inglés, básicamente es un tipo de pergamino hecho de la piel de becerros nacidos muertos o recién nacidos) preparada, lo que requería ser bastante cuidadoso al trabajar, pero no significaba que no se pudiera borrar: era difícil, pero no imposible.

hendrik goltzius self portrait holding a copper plate c dot 1589 silverpoint on yellow prepared
Hendrik Goltzius - Self-portrait holding a copper-plate, c.1589, Silverpoint on yellow-prepared vellum with gray and blue-gray wash

Los artistas contemporáneos tenemos una gran variedad de borradores no abrasivos con los cuales trabajar, pero el borrado es algo incierto al utilizar papeles para dibujo con punta de metal comerciales que solo están recubiertos superficialmente con arcilla, ya que borrar puede remover rápidamente la preparación de la superficie.

Pueden ser difíciles para trabajar, y esto, por supuesto, contribuye a que se tenga la noción de que dibujar con punta de metal es algo difícil. Tal cosa no sólo acaba siendo mera excusa para desanimarse rápidamente, sino que primero debería investigarse un poco ya que se conoce la solución desde hace mucho… ¡siglos! de hecho.

¿Cuál fue la solución? Usar madera.

En los 1300 los artesanos empezaron a utilizar boj (madera de un tipo de arbusto, boxwood en inglés) como superficie para dibujar con punta de metal, lo que les permitía borrar imágenes con un paño húmedo o lijar repetidamente para así volver a aplicar la preparación original.

dex15 large
Jacquemart de Hesdin and others - Sketchbook Formed of Six Panels of Prepared Boxwood, open to Women and Wild Men, c. 1390/1400

Hoy en día, si quieres tener la habilidad de borrar al dibujar con punta de metal, puedes preparar tu propia superficie de madera o comprar de las que están hechas de pigmentos modernos combinados con resina acrílica, gesso o incluso pintura para el hogar; estas superficies hacen el borrado posible, dando también la oportunidad de combinar, usar el dibujo con punta de metal en técnica mixta y hacer trabajos a gran escala. 

Mito: No puedes crear tonalidad al dibujar con punta de metal

Otra suposición común es aquella donde el dibujar con punta de metal solo puede ser hecho con línea (se parece un poco a la idea errónea de que el dibujar en sí mismo solo se trata de crear contornos, sobre lo cual también hablamos en nuestra publicación “¿qué es el dibujo?”). Cuando uno le echa una mirada a dibujos antiguos logrados con punta de metal se puede dar cuenta de que este no es el caso.

Muchos artistas resaltan la exquisita calidad de línea de la punta de plata, como Joseph Eward Southall en su “Busto de chica” (Head of a Girl), pero dibujos como los de Rogier Van der Weyden, por ejemplo “Joven desconocida” (Unknown Young Woman), nos demuestran como la punta metálica (en su caso, plata) puede ser utilizada para crear masas tonales, valores ricos y sombreado sutil.

Los dibujos de Van der Weyden también nos revelan como el deslustrado de la punta de metal suaviza una imagen. No obstante, este efecto puede tomar tiempo, aunque algunos artistas impacientes han experimentado formas de acelerar el proceso.

dex3 large
Rogier van der Weyden - Portrait of an Unknown Young Woman, c. 1435/1440, silverpoint on prepared paper

Mito: el dibujo con punta de metal es siempre monocromático

Se suele pensar que dibujar con punta de metal es algo que se limita a tonos grises, pero hay muchas imágenes en diferentes exhibiciones que muestran como hay muchas maneras de combinar el medio con color, como lo que hemos mencionado antes acerca de las preparaciones de los dibujantes italianos o el uso conjunto del gouache blanco para trabajar las luces.

Tomemos la imagen de Filippo Lippi “Mujer de pie” (Standing Woman) como ejemplo. Lippi preparó su papel con un recubrimiento rosa y después utilizó una técnica conocida coloquialmente como “scratch” (si lo conoces por scratchboard o scrapeboard, pues es eso mismo. También es conocido en español como esgrafiado) para raspar sobre el tono rosado y revelar el blanco del papel que se encuentra debajo.

1 fra filippo lippi

Lippi dibujó con su punta de plata, acentuó con tiza blanca y negra y entonó con un lavado o wash de una tonalidad café, todo lo cual agrega color, profundidad y una cualidad pintoresca al trabajo y por supuesto, agregó el scratch antes mencionado para las luces. Vaya manera de tirar este mito por la borda ¿cierto?

otros artistas del renacimiento incorporaron amarillo de plomo-estaño, rojo indio, tierras, terre verte, índigo, blancos y otros tintes en sus dibujos con punta de metal. Impregnaban paños con esos colorantes, los cuales, humedecidos con un aglutinante, producían tonalidades transparentes que podían ser aplicadas a las superficies para dibujar con punta de metal.

Los artistas contemporáneos pueden utilizar pigmentos en polvo y tonalidades con base de agua o acrílico para agregar color a sus trabajos. Así, también en nuestros tiempos hay artistas que al dibujar con punta de metal, aparte de utilizar varias de estas, agregan notas de color sobre sus superficies preparadas de la misma manera que estos artistas del renacimiento: con paños y hasta con sus dedos, logrando cosas impresionantes.

orchid transformation 2 300 dpi 3 copy 768x963 1
Susan Schwalb - Orchid Transformation #2, 1978, silver and copperpoint on clay coated paper, 24” x 18”

Aunque también los hay que se divierten poniendo en yuxtaposición las diferencias entre las puntas de plata, oro, cobre, aluminio, platino y latón, todos en un mismo dibujo, otorgándoles gran nivel de sensibilidad a sus obras.

Como nota al margen de tanta variedad de metales, hay que saber que debido al predominio de la punta de plata, a veces se le nombra al medio como “dibujo con punta de plata”, lo cual realmente es un término más preciso de lo que algunos piensan y que se refiere a dibujar con punta de plata en concreto, aunque para el medio en sí, sería más correcto hablar de dibujar con punta de metal.

Cómo dibujar con punta de metal

El dibujo con punta de metal es un medio increíblemente sensible y delicado. Tan es así, que idealmente al dibujar en tu superficie, el más ligero y fluido de los toques dejará una marca en la hoja. Aquí te mostraré cómo preparar tu superficie y algunas recomendaciones para tus primeras incursiones.

Hay diferentes formas de preparar la superficie, pues incluso hoy en día existen en el mercado bases prefabricadas (por ejemplo, la de la marca GOLDEN) que facilitan la tarea, aunque tampoco es que imprimar una hoja sea demasiado dificil con el método mas antiguo y simple, para el cual necesitas

  • Carbonato de calcio (para dar cuerpo)
  • Pigmento (para dar color)
  • Y un aglutinante -tradicionalmente, cola de conejo- 

Aunque hay diferentes formas de imprimar tu superficie ( en el caso del papel, siempre recuerda que mínimamente debe ser de un grosor medio) y aquí te compartiré las variedades que se conocen, empezando justamente por la más simple (los materiales que te mencioné aquí arriba son la mayoría de los que necesitas para esta imprimatura, de hecho).

Si eventualmente deseas probar comprando alguna de las opciones del mercado, puedes optar por la de la marca GOLDEN, que está hecha a base de polímero acrílico o la de la marca Sinopia, que es básicamente lo que llaman un gesso de caseína.

ag2935585

Imprimaturas para dibujar con punta de metal

Yo te recomendaría crear tu propia imprimatura con las siguientes listas de materiales, verás que son súper simples de conseguir y de hacer:

Preparación magra

  • 1 volumen de solución de cola de conejo preparada
  • 1 volumen de carbonato de calcio
  • 1 volumen de blanco de zinc
  • 1 volumen de agua destilada.

Preparación grasa a la media creta

  • 1 volumen de solución de cola de conejo  preparada,
  • 1 volumen de carbonato calcio
  • 1 volumen de blanco de zinc
  • ⅔ o ½  volumen de aceite de linaza

Preparación a la caseína

  • 1 volumen de caseína en solución
  • 1 volumen de carbonato de calcio
  • 1 volumen de blanco de zinc
  • 3 a 5 volúmenes de agua

También puedes una preparación simple con solución de acuarela (la puedes conseguir con nosotros o crearla con los pasos que puedes encontrar en nuestra publicación “Cómo hacer acuarelas artesanales”) a manera de una preparación magra y también, para agregar algo de color a tu trabajo, con el blanco de zinc puedes utilizar algún otro pigmento para colorear la mezcla.

Dibujar con punta de metal

Imprima tu papel con un pincel suave de manera uniforme con una o dos capas (he visto algunas recomendaciones donde el papel prensado en caliente y de 300gms funciona muy bien, pero como decía, no debe ser uno demasiado delgado o no aguantará la imprimatura). cuida que no queden porciones sin imprimatura pues de lo contrario en esa parte la punta de metal no dejará ninguna marca.

Después de que seque, puedes empezar a dibujar, para lo cual, puedes incluso utilizar un clip para experimentar las posibilidades de crear marcas. En cuanto a puntas de metal las hay de diferentes precios y materiales. Algunas, por ejemplo, con mangos de madera o metálicos. El pequeño que vemos en la imagen le permite al artista dibujar con diferentes grosores, ya que este sirve más como un portaminas/lapicero donde los alambres o varillas se pueden colocar. Como dato al margen, se encontró que la varilla de plata de 2 mm es similar a una dureza de lápiz 3H.

silverpoint 1 prep

Es, en realidad, muy fácil empezar a probar este medio ya que no necesitas de mucho equipo, aunque si necesitas preparar varias hojas antes de empezar, por lo demás, los siguientes dos puntos son lo más básico.

Lineas finas

Las primeras lineas son muy ligeras y las oscuras se van generando lentamente desde ahí superponiendo lineas y agregando mpas presión

Agregas sombreado

El sombreado se agrega poco a poco.  Las formas y los tonos más oscuros son descritos pueden ser descritos con líneas cortas puestas unas junto de otras, cambiando la dirección de la marca dejada para seguir la dirección de la forma en concreto. Recuerda que es posible crear oscuros ricos junto con luces delicadas.

¡Experimenta! Si tienes alguna pregunta o comentario, no dudes en contactarnos.

(un agradecimiento a Arte Estudio Simón Picó por la lista de las preparaciones y a la artista Sherry Camhy y a Hugo Chapman de la Apollo Magazine por un montón de maravillosos datos)

4 comments on “Dibujar con punta de metal: lo que debes saber”

Deja un comentario

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo las publicaciones de nuestro blog, anuncios de nuestros cursos, ofertas y más.

ttamayo

Casa de materiales de arte y escuela especializada en técnicas de pintura
QUIéNES SOMOS
envelope
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram