Un azul ultramar sintético (PB29) para el presente

1 mayo, 2022
Memo Alfaro
Azul ultramar sintético
Azul ultramar sintético (PB29) de la marca Kremer

El pigmento azul ultramar sintético apareció en el siglo XIX como caído del cielo a la pintura artística. Las cualidades del azul ultramar original eran por demás deseables, pero su relación con el rubro artístico era mucho menos cercana de lo que sus representantes lo fueran por cuestiones monetarias.

Quizás la mayoría conoce la famosa historia del azul ultramar: Un pigmento de una tonalidad sin igual, fabricado de la piedra semipreciosa lapislázuli, el cual era un luminoso mineral azul cuyo lugar de procedencia era Afganistán. Su nombre se refiere, de hecho, a estos remotos orígenes, utilizando las palabras del latín “ultra” (más allá) y “mar” (el océano) para designarlo.

Era demasiado costoso pese a su belleza (la cual, curiosamente, llegó a significar humildad y pureza) y su fabricación era laboriosa, así que era utilizado concienzudamente por los pintores, que en su mayoría lo usaban por encargo de algún acaudalado mecenas en turno, el cual debía decidir por cuánto azul ultramar quería pagar en su obra.

Este asunto se terminó después de que la Societé pour l'Encouragement d'Industrie (Sociedad para el fomento de la industria) ofreciera un premio en 1984 a quien lograse crear un azul ultramar sintético. ¿Quieres saber sobre el ganador y sobre las cualidades específicas de este famoso pigmento? Entonces no dudes en seguir leyendo esta publicación.

La historia del azul ultramar sintético

ultramarine blue 2 620x443 1
Pigmento azul ultramar de la marca Jackson's

También conocido como ultramar francés, azul francés, azul de Guimet, o azul permanente, el azul ultramar sintético es un pigmento de invención comparativamente moderna. El libro “Artist’s Pigments Vol.2” de la National Gallery of Art nos dice que la primera observación registrada de la sustancia parece haber sido hecha por Goethe, cuando en 1787, en el material para usar como pigmento. En el curso de sus viajes por Italia, notó depósitos azules en las paredes de los hornos de cal cerca de Palermo.

Comentó que las masas vítreas de color azul eran cortadas y utilizadas localmente como sustituto del lapislázuli en trabajos decorativos, aunque no mencionó si había surgido o no la idea de moler el material para utilizarlo como pigmento.

Entre los que algunos años después observaron fenómenos similares estaba Tassaert, quien encontró masas azules en hornos de soda de la fábrica de vidrio de Saint Gobin en Francia y, en 1814, envió muestras para su análisis al distinguido químico Vauquelin.

Su análisis mostró que el material azul tenía una composición química similar a la del ultramar natural derivado del lapislázuli. Luego, Tassaert comunicó sus hallazgos a la Société d'Encouragement pour l'Industrie Nationale con la sugerencia de que, sobre esta base, se podría invertir en un método para sintetizar ultramar.

guimet
Jean Baptiste Guimet (1795 - 1871)

Así, en 1824, la Société ofreció un premio de 6.000 francos por el descubrimiento de un proceso industrial viable mediante el cual se pudiera fabricar ultramar sintético a un costo de no más de 300 francos por kilogramo. El premio no se otorgó hasta cuatro años después, ya que los concursantes anteriores simplemente habían presentado imitaciones basadas en cobalto o azul de prusia y, como informó la Société, sin tener en cuenta los análisis de ultramar natural que habían realizado Désormes y Clément y trabajadores posteriores.

Para abreviar una larga historia, el premio se concedió el 4 de febrero de 1828 a Jean Baptiste Guimet, que había instalado un taller en París; Guimet desarrolló un proceso exitoso para sintetizar ultramar al precio especificado y comunicó sus hallazgos a la Société d'Encouragement en febrero de 1828.

El azul ultramar sintético de Guimet se vendía en París a 400 marcos la libra, siendo entonces el precio del pigmento natural de 3.000 a 5.000 francos la libra según la calidad (la diferencia de precio es prácticamente absurda).

Independiente de Guimet, C.G. Gmelin, profesor de química en la universidad de Tübingen, descubrió un método ligeramente diferente para hacer el pigmento, basado en los resultados analíticos de Désormes y Clément, que publicó solo un mes después de la comunicación de Guimet a la Société.

Guimet abrió una fábrica para la producción comercial del azul ultramar sintético en Fleurieu-sur-Saone en 1830 y, mientras tanto, F. A. Kottig había comenzado a fabricar ultramar artificial en la fábrica de porcelana de Meissen. Muy pronto empezaron a surgir fábricas por toda Francia y Alemania y algún tiempo después en Inglaterra, Bélgica, Austria, Estados Unidos y otros lugares. De la vasta producción, por supuesto, sólo una pequeña fracción se habría destinado al uso como pigmento de artista.

Azul ultramar sintético en las manos de los profesionales

Azul ultramar sintético
Jean-Auguste-Dominique Ingres - La apoteosis de Homero, 1827, 386 x 515 cm

Según J.FL. Mérimée, el químico y tecnólogo de la pintura contemporánea de Guimet, este último suministró muestras de prueba de su pigmento a varios artistas casi inmediatamente después de lograr sintetizarlo. Mérimée informó que Ingres usó el ultramar artificial de Guimet para el drapeado de una de las figuras principales de su pintura, La apoteosis de Homero, en el techo de una de las salas del Musee Charles X en el Louvre.

La pintura está firmada y fechada en 1827, que es el año anterior a que Guimet comunicara sus hallazgos a la Sociedad de Fomento para la Industria Nacional. La pintura fue retirada del techo en 1855 y reemplazada por una copia, pero el original se encuentra en la colección del Louvre de cuadros franceses del siglo XIX.

158562
Pierre Auguste Renoir - The umbrellas, 1886, 115×180 cm

Además, el azul ultramar sintético parece haber sido un componente común de la paleta impresionista y posimpresionista. Recuerda que, como decimos en nuestra publicación “El pigmento Azul cobalto: El azul de Thénard”, en The Umbrellas de Pierre-Auguste Renoir, de aproximadamente 1881-86, utiliza ultramar sintético de una manera muy metódica. La primera etapa en su pintura usó solo Azul Cobalto, pero en su segunda etapa se aplicó mucho azul ultramar sintético.

La habitación azul de Pablo Picasso es una obra de madurez del joven artista de su período azul. El análisis científico reciente por una variedad de métodos descubrió un retrato oculto de un caballero bien vestido debajo de la superficie de la pintura. Hasta el momento se desconoce la identidad del modelo.

El análisis de pigmentos reveló una paleta compuesta por azul de Prusia, amarillo cromo, amarillo cadmio, viridiano, verde esmeralda, negro hueso, azul ultramar sintético y bermellón.

picasso the blue room 700
Pablo Picasso - La habitación azul, 1901.

Características del pigmento azul ultramar sintético

Las propiedades del pigmento azul ultramarino sintético son similares a las del ultramar natural. La Sociedad de Tintoreros y Coloristas (Reino Unido) y la Asociación Estadounidense de Químicos Textiles indican que la facilidad de pulido es buena.

La absorción de aceite especificada dada por el British Standards Institute está entre 30 y 40. Este, por cierto, es el peso en gramos de aceite de linaza refinado con ácido requerido para convertir, por el método de frotamiento, 100 g de pigmento seco a una masa coherente que simplemente no manchará la placa de vidrio en la que ha sido frotado con una espátula.

El pigmento artificial tiene partículas redondeadas de tamaño y forma regular y suele tener un tamaño de partícula más fino que el pigmento natural. Bajo el microscopio, el ultramar artificial -a diferencia del natural- presenta un aspecto más o menos homogéneo, aunque a aumentos superiores a 150x hacia arriba se aprecian en ocasiones finos granos incoloros de sílice.

A veces se ven gránulos azules de tamaño considerable en ultramar artificial, pero generalmente consisten en agregados de partículas pequeñas, que pueden detectarse con mayores aumentos o si el pigmento está bien disperso en un medio de montaje como glicerol o bálsamo de Canadá.

Azul ultramar sintético
Particulas de ultramar sintético en luz transmitida

Las principales características de diagnóstico para el azul ultramar sintético son:

  • característico color azul puro
  • partículas redondeadas de forma regular
  • tamaño comparativamente pequeño y uniforme (sin tener en cuenta los agregados)
  • índice de refracción moderadamente bajo
  • partículas azules no birrefringentes
  • Ausencia de cristales de calcita incoloros fuertemente birrefringentes (un rasgo característico compartido con el mineral naturla) por lo que entre las polaroides cruzadas el campo es oscuro

Permanencia y compatibilidad con otros pigmentos

En condiciones ordinarias, el ultramar artificial es comparativamente permanente. Las pruebas de exposición han demostrado que tiene buena resistencia a la luz. Como se mencionó, es muy sensible a los ácidos y en la atmósfera urbana con una alta concentración de dióxido de azufre u otros vapores ácidos, se sabe que los carteles impresos con azul ultramar y expuestos al aire libre se desvanecen.

Se ha informado de un caso aparente de "enfermedad ultramarina" (o ultramarine disease) que involucra el pigmento sintético en una pintura del siglo XX, pero la pérdida de color en la película de pintura se atribuyó en este caso principalmente a la pérdida del medio de pintura más que a la degradación del pigmento. Esta enfermedad se llegó a presentar más en el ultramar natural. 

505210 ska391 796053
Jan Steen - Woman Scouring Metalware (1650–1660) esta es una de las pinturas que están sufriendo de la enfermedad ultramarina, con la que sus originales azules brillantes se están volviendo azules-grises pálidos.

El artista Bruce MacEvoy agrega que el azul ultramar sintético (o PB29 para identificarlo en el índice de color) es un pigmento azul-violeta intenso, semitransparente, que se tiñe, de valor muy oscuro y está disponible en unos 20 fabricantes de pigmentos en todo el mundo (principalmente para colorear cosméticos, pinturas y plásticos).

También nos dice que la ASTM (Sociedad Americana para Pruebas y Materiales, por sus siglas en inglés) califica su resistencia a la luz en acuarelas como "excelente", pero en algunas formulaciones el color puede desvanecerse si se expone a ácidos suaves (vinagre, jugo de limón, contaminación del aire urbano).

En acuarelas, el azul ultramar sintético sufre un cambio de secado muy grande, pues se aclara casi un 30% y se reduce casi un 20% en croma. PB29 viene en una gama de tonos, contrastados como un tono rojo (azul rojizo) y un tono verde algo menos costoso. El "ultramarino francés" es convencionalmente el tono más oscuro y rojo.

img 5509
Muestras de azul ultramar sintético de varias marcas capturdas por la artista Janet Blundell (si sabes inglés, encontrarás su página de gran utilidad)

Los mejores complementos de mezcla para el azul ultramar son: el ámbar natural (PBr7), el naranja de bencimidazolona (PO62) o el oro de quinacridona (PO48); mezclas únicas y hermosas, con casi neutrales muy oscuros y variedad de colores dramáticos y texturas de lavado son posibles con siena tostada (PBr7) u óxido de hierro rojo transparente (PR101) (para más información acerca de este pigmento, échale un vistazo nuestra publicación acerca de él).

Pero claro, su rango de mezcla no se ve limitado a estos complementos tan idóneos. El azul ultramar sintético probablemente se incluye en las paletas de los artistas con más frecuencia que cualquier otro azul, ya que es el reemplazo perfecto para un color tan maravilloso como el que provenía del lapislázuli.

El ultramar es considerado por muchos quizás el más hermoso de todos los pigmentos azules y algunos artistas han quedado simplemente fascinados con este pigmento, como el pintor frances Yves Klein, quien fue famoso por sus grandes lienzos pintados íntegramente en un tono empolvado e intenso de azul ultramar, producido mediante una técnica de pigmentación patentada.

Los fabricantes de Azul ultramar sintético de hoy

Azul ultramar sintético
Azul ultramar de Daniel Smith

El azul ultramar sintético o PB29 es algo variable entre los fabricantes en cuanto a tono, saturación, valor, textura y transparencia. Los azules ultramarinos franceses de M. Graham, Daniel Smith, Rowney Artists y DaVinci son todos muy saturados y rojizos, con un valor oscuro que no es demasiado oscuro para dejar que el color brille, y que mantiene el tono rico en matices; El azul permanente de Rowney Artists es un tono más verde y de valor más claro.

Los dos ultramarinos de Daniel Smith son casi idénticos en tono y textura de mastone, pero difieren en matices; el "ultramarino francés" es ligeramente más claro y de un tono más verde. Todos estos se encuentran entre los ultramarinos "suaves" o no floculantes, casi transparentes en lavados o esmaltes delgados.

El par de ultramarinos de Winsor & Newton tiene un valor ligeramente más claro, un tono más verde y más transparente que otras marcas, y produce algunas de las texturas de pigmento de lavado más pronunciadas (y hermosas a decir de algunos).

ultramar windsor matizverde
Azul ultramar (matiz verde) de Windsor and Newton

El Holbein ultramarine deep y el Blockx ultramarine deep también floculan muy bien; ambos son tan oscuros e intensos como los ultramarinos enumerados anteriormente, aunque el Blockx se ennegrece en tono en masa.

Algunas marcas ofrecen un ultramar "profundo" que es a la vez más oscuro y más rojo que el "claro": las pinturas azul ultramar MaimeriBlu y Utrecht son de buena calidad; la diferencia de tono entre las pinturas de Utrecht es la más amplia de cualquier marca. El ultramar más fino de Schmincke también tiene un tono verdoso.

Finalmente, el violeta ultramar de M. Graham (PV15) es un azul ultramar desplazado una pequeña cantidad hacia el violeta, pero químicamente el pigmento sigue siendo un azul ultramar (ver la discusión bajo PV15).

wmg15190 1
Azul ultramar de M. Graham

Como último señalamiento, hay que saber que los fabricantes de pinturas suelen reducir los grumos de este pigmento mediante una molienda extensa, que requiere un dispersante para evitar el apelmazamiento; el dispersante hace que muchas acuarelas ultramarinas comerciales se difundan agresivamente húmedo sobre húmedo, y como resultado, el poder colorante del ultramar es algo débil, especialmente en las formas de violeta rojizo (como el antes mencionado PV15).

Azul ultramar sintético
Azul ultramar (PB29) de ttamayo

Te dejo con esta imagen de nuestro propio Azul ultramar, el cual puedes encontrar en nuestro catálogo para adquirirlo junto con otros maravillosos pigmentos con los que contamos y de los que seguiremos hablando. ¡Nos vemos en la próxima publicación!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo las publicaciones de nuestro blog, anuncios de nuestros cursos, ofertas y más.

ttamayo

Casa de materiales de arte y escuela especializada en técnicas de pintura
QUIéNES SOMOS
envelope linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram